En su día, Pyramiden fue una próspera colonia minera en la que vivían y trabajaban más de mil personas. Hoy solo hay entre uno y seis residentes en la ciudad, pero todos los edificios, los hogares, los servicios o las oficinas se mantienen en bastante buen estado. Bienvenido a la ciudad fantasma más remota de la que hayas oído hablar.

Pyramiden tiene una larga lista de récords de objetos o monumentos más al norte del mundo. Tiene, por ejemplo, el piano más al norte del planeta. Lo cierto es que no es muy complicado porque la ciudad se levanta en la costa de la isla de Spitsbergen en el archipiélago de Svalbard. Se trata de un remoto conjunto de islas bajo soberanía noruega y en pleno Círculo Polar Artico. Durante el mes de junio el sol brilla (poco) las 24 horas del día en la ciudad.

Advertisement

Los primeros habitantes de Pyramiden fueron suecos, quienes la fundaron para aprovechar una mina de carbón cercana. En 1927, Sueca vendió la ciudad y la mina a Rusia y el asentamiento siguió prosperando. Hoy en día cuenta con, escuela, un centro cultural, polideportivo con piscina y hasta un pequeño hotel.

Algunas estampas de la ciudad e interior del polideportivo. Fotos: Wikipedia

El declive de la ciudad llegó en 1998, cuando se extrajo la última tonelada de carbón de la mina. Sin más combustible con el que calentar los hogares ni más industria que la del mineral, los habitantes de Pyramiden hicieron las maletas y se fueron. La isla es tan remota que no se llevaron más equipaje que el que podían cargar. A resultas de ello, las casas de Pyramiden siguen amuebladas y todo está más o menos donde lo dejaron quienes vivían en ellas.

Monumento con la última tonelada de carbón que salió de la mina. Foto: Wikipedia

Aunque la isla está habitada (es conocida por ser el lugar en el que Noruega mantiene la famosa Bóveda Global de Semillas de Svalbard) y hay más pequeñas comunidades, Pyramiden apenas ha sufrido saqueos y vandalismo. El clima frío no solo ha jugado a su favor a la hora de mantener alejados a los maleantes. También ayuda a que materiales como la madera aguanten más tiempo sin degradarse. Según el escritor noruego Kjartan Fløgstad, la ciudad podría aguantar hasta otros 500 años más sin degradarse demasiado.

Desde el cierre de la mina hasta 2007, la ciudad estuvo completamente vacía, pero a partir de ese año comenzaron algunos tibios esfuerzos por recuperarla. Actualmente, la población permanente de Pyramiden es de una sola persona que se encarga del mantenimiento, aunque en verano la población sube hasta seis, y a veces hasta 10 habitantes. El hotel ha reabierto sus puertas para acoger a los turistas curiosos que se desplazan hasta esas latitudes y hoy hasta se puede pasar la noche en la ciudad si eres forastero. Los edificios principales y algunas de las casas también son visitables, y no es la primera vez que eligen la ciudad para grabar algún anuncio o videoclip. [vía Aeon Video]

Advertisement

Advertisement

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.