Página con instrucciones para cada día del juego. Foto: Chile Comparte

El ingreso de una menor de Barcelona en el pabellón de psiquiatría del hospital ha puesto de nuevo sobre la palestra la seguridad de los más pequeños en las redes sociales. El culpable es algo llamado la ballena azul, un juego de pruebas que dura 50 días y que termina invitando al suicidio.

¿Qué es la ballena azul?

Si nos atenemos a los rumores y fotos virales del supuesto juego, la ballena azul es un reto online al que se accede entrando en determinadas grupos privados de redes sociales (normalmente Facebook). Para entrar es preciso aceptar una única norma, que es seguir las instrucciones de una persona designada como nuestro guardián durante 50 días. Este guardian es el encargado de atestiguar que cumplamos una lista de 50 retos, uno para cada día. El último de estos retos es suicidarse tirándose por la ventana.

Imagen de supuestas autolesiones producidas por seguir un reto del juego. Foto: Siberian times

¿Qué se gana con el juego?

Nada. No hay recompensas. La ballena azul es una trampa, un juego macabro supuestamente destinado a promover el suicidio entre niños y adolescentes con una serie de pruebas cada vez más escabrosas. Las primeras piden al jugador dibujar una ballena o ver una película de terror. A medida que avanzan los días, los retos consisten en cosas como privarse de horas de sueño, permanecer toda la noche despierto viendo películas de terror, o autolesionarse con cuchillas u objetos punzantes. Se supone que con ello el jugador logra la satisfacción de superar retos difíciles y el elogio del resto de la comunidad.

Perfiles de dos de las adolescentes rusas que supuestamente se suicidaron tras jugar. Foto: Siberian Times

¿Ha muerto alguien haciendo el reto?

Seguramente hayas leido que ha muerto un adolescente jugando a la ballena azul en tal o cual ciudad. Simplemente no es cierto. A día de hoy no se ha podido probar de manera concluyente que el juego haya llevado al suicidio a ningún adolescente. La policía de varios países está investigando el suicidio de varios jóvenes que la prensa no ha dudado en relacionar con el macabro juego, pero sigue sin haber pruebas de ello. Como en toda leyenda urbana que se precie, los participantes en el juego reciben instrucciones de borrar las fotos de su lesiones una vez su guardian las ha verificado, por lo que todas las imágenes que circulan al respecto son imposibles de contrastar.

Supuesto dibujo de una de las víctimas en Rusia. Foto: Novaya Gazeta

Entonces ¿de dónde viene la historia?

El juego de la ballena azul tiene su origen en un artículo sensacionalista publicado en el diario ruso Novaya Gazeta que aseguraba que más de 130 adolescentes rusos se habían suicidado tras seguir las instrucciones de la ballena azul en la red social rusa Vkontakte (en esencia, el Facebook ruso). La noticia saltó a medios británicos y latonoamericanos

Investigaciones posteriores desmontaron los argumentos del artículo y, de hecho, sus autores fueron sancionados por malas prácticas. Aunque los suicidios sí eran reales, no se puede establecer una relación causal entre ellos y los grupos centrados en el juego.

Espera, o sea que los grupos privados de la ballena azul son reales ¿Existen de verdad?

Sí. El problema de la ballena azul es que, aunque no se ha probado la relación entre las muertes y el juego, los grupos que lo promueven existen de verdad. La mayor parte de ellos no duran lo suficiente porque Facebook los cierra a medida que se abren, pero en la red rusa VKontakte son más habituales. Se trata de grupos en los que se comparte todo tipo de contenido morboso relacionado con la muerte o el suicidio. Se cree que el primer grupo surgió como una especie de culto informal a la figura de Rina Palenkova, una adolescente rusa que se suicidó después de colgar su foto en VKontakte.

Rina Palenkova. Foto: Snopes

Los creadores de grupos como Sea of Whales en la red VKontakte explican que ni promueven el suicidio ni acogen el juego de la ballena azul en sus páginas La mayoría de estos grupos tratan de aprovechar la popularidad del culto a Palenkova para hacer caja. A diferencia de Facebook, el funcionamiento de VKontakte permite a los usuarios ganar dinero con publicidad si sus páginas son muy populares. El problema es que los grupos son un imán para miles de adolescentes que no piensan en suicidarse porque se pongan a jugar a la ballena azul, sino que ya pensaban en hacerlo antes de entrar en el grupo. Rusia tiene una de las tasas de suicidio de menores de edad más altas del mundo.

¿Debo preocuparme si tengo hijos?

Sí, pero no te estaremos descubriendo nada nuevo. Tener hijos y vivir preocupado son cosas que a menudo van indisolublemente unidas. El origen de la ballena azul puede ser un bulo amplificado desde un medio ruso, pero el juego también es el ejemplo perfecto del teorema de Thomas: Si un grupo de personas definen una situación como real, ésta es real en sus consecuencias.

En otras palabras, aunque el juego “no exista”, sus reglas y retos están en Internet a poco que se busque, y cualquier menor con problemas de autoestima o en una situación difícil puede decidir que merece la pena jugarlo. Como siempre, la mejor política es no dejar que el menor trastee en Internet a su antojo y monitorizar cuidadosamente su entorno. Si comienza a comportarse de manera extraña durante varios días seguidos quizá sea buen momento para consultar a un especialista.

Advertisement