En febrero de este año, un meteorito de gran tamaño (el mayor impacto registrado en los últimos cien años) sembró el caos a su paso por Rusia. Algunos fragmentos del bólido cayeron sobre el lago Chebarkul. Hoy, submarinistas han logrado extraer uno de esos fragmentos, y es el más grade de los recuperados hasta ahora.

Aunque se había localizado ya en septiembre, las labores de rescate han sido muy complicadas debido a la falta de visibilidad en el fondo lodoso del Chebarkul, a las tormentas, y al propio peso de la roca. El pedazo de meteorito, de 570 kilos, ha roto literalmente la báscula donde intentaron pesarlo. La propia roca también sufrió daños en el proceso.

Advertisement

Una vez rescatados, los fragmentos han sido trasladados a la Universidad de Chelyabinsk, donde se procederá a confirmar si realmente pertenecen al meteorito de febrero. Hasta ahora se han recuperado 12 rocas del lago Chebarkul, pero sólo cinco de ellas han resultado ser fragmentos del meteorito. El más grande confirmado hasta ahora pesa 11 kilos. [RT]