Las cosas todavía pueden ir a peor para Samsung. De acuerdo con una antigua directora ejecutiva de la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de Estados Unidos (CPSC), la compañía podría verse obligada a retirar también la segunda tanda de teléfonos Galaxy Note 7.

Tanto la agencia de consumo estadounidense como la Administración Federal de Aviación (FAA) están investigando el caso de un Note 7 de reemplazo que se prendió fuego en la cabina de pasajeros de un vuelo de Southwest Airlines y obligó a evacuar el avión. No es el primer caso conocido de un Galaxy Note 7 de reemplazo con problemas de batería.

Advertisement

Advertisement

El gobierno de Estados Unidos anunció una retirada formal del teléfono a mediados de septiembre. La CPSC hizo un llamamiento a todos los ciudadanos para que apagaran el Note 7 y dejaran de cargarlo por el riesgo de incendio de la batería. Al día siguiente, Samsung pidió a sus usuarios que devolvieran el terminal lo antes posible y esperaran la nueva remesa de dispositivos. Una segunda retirada dejaría en entredicho la credibilidad de la compañía y, previsiblemente, sería el fin del Galaxy Note 7.

Samsung es la segunda marca de teléfonos en Estados Unidos, por detrás de Apple. Según Bloomberg, los rumores de un iPhone 7 aburrido animaron a los coreanos a lanzar el Galaxy Note con prisas. Una de sus características estrella es un gran aumento en la capacidad de la batería. El iPhone 7 llegó al mercado en medio de la crisis de Samsung. [Bloomberg]

Actualización: AT&T, Verizon, T-Mobile y Sprint ofrecerán a sus clientes cambiar los nuevos Galaxy Note 7 de reemplazo por otros dispositivos.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.