Foto: Josh Cowper / Flickr, bajo licencia Creative Commons

Cuando pensamos en el calendario, la mayor parte de personas imaginamos la habitual cuadrícula con números más o menos detallado. Hay un 1% de seres humanos que no tienen que imaginarlo. Lo ven flotando ante sus ojos. Esas personas son la clave para entender como procesamos el tiempo.

La condición se conoce como sinestesia de calendario, pero nunca antes se había demostrado su existencia. Durante años, los neurólogos simplemente han considerado que las personas que muestran esa habilidad simplemente son capaces de formar una imagen mental de un calendario de manera más vívida que el resto.

Resulta que no es así. Las personas con sinestesia de calendario literalmente ven los meses del año ante sus ojos como si llevaran puestas unas gafas de realidad aumentada. Un equipo de neurólogos de la Universidad de California San Diego acaban de publicar los resultados de un estudio en Neurocase que confirma que la sinestesia de calendario no es una imagen mental, sino un fenómeno de la visión.

La sinestesia ocurre cuando las personas son sufren de una interferencia en un sentido que les permite percibir algo con dos sentidos a la vez o con un sentido con el que normalmente las personas no perciben ese estímulo. Así, los sinestetas son capaces de ver la música, saborear los sonidos o oír colores. En el caso de la sinestesia de Calendario, los sujetos perciben visualmente un calendario cuando se concentran en los meses del año.

Para su prueba, el equipo de San Diego ha trabajado con dos personas que presentan esta peculiar condición: una mujer que percibe los meses formando una V frente a ella, y un hombre que los ve a su alrededor formando un anillo como si fuera un Hulahop. La imagen de la mujer es tan nítida que incluso asegura que los números de cada mes están escritos en helvética.

Advertisement

Advertisement

Los investigadores sometieron a la pareja a diversas pruebas como calcar los meses que ven sobre un cristal usando un puntero láser. En todas las ocasiones, la perspectiva del dibujo no solo era coherente, sino que variaba en ángulo si movían el cristal frente a ella.

Si se les pedía que recitaran los meses del calendario al revés y obviando un mes diferente cada vez, ambos sujetos tardaban una media de 1,88 segundos mientras una persona normal tarda alrededor de cinco segundos. La razón, según los científicos, es que no necesitan que recuperar el dato de la memoria, sino simplemente recitar lo que tienen delante. Finalmente, comprobaron que las ilusiones ópticas que modifican la visión como la famosa doble espiral giratoria también modifican la manera en la que los sujetos veían los números, algo que sería imposible si se tratara de meras imágenes mentales.

Los escáneres cerebrales muestran que la región del cerebro en la que los seres humanos procesamos los números tiene muchas conexiones con la que se utiliza para procesar visualmente el espacio a nuestro alrededor. La hipótesis de los investigadores es que los sujetos con sinestesia de calendario tienen más conexiones entre estas zonas. Si logran averiguar cómo funcionan ayudaría mucho a entender como nuestro cerebro procesa el tiempo. [Neurocase vía Science Alert]