Esta inquietante simulación muestra los  efectos que puede tener el huracán Florence sobre la costa

Acostumbrados en muchos pa√≠ses a que la meteorolog√≠a ocupe los √ļltimos instantes de las noticias en televisi√≥n (y de forma amena), lo ocurrido en Weather Channel rompe con todo lo anterior para aprovechar las tecnolog√≠as y mostrar al p√ļblico el verdadero peligro de un hurac√°n como Florence.

Por qué percibimos el tiempo a cámara lenta en situaciones extremas como un accidente de tráfico

Muchas personas que han sufrido accidentes serios reportan haber sentido como si el tiempo se detuviera y todo transcurriera a c√°mara lenta. El tiempo, por supuesto, transcurre igual que siempre, pero el fen√≥meno es real. ¬ŅQu√© ocurre dentro del cerebro para que la percepci√≥n se altere as√≠?

Este simulador calcula con precisión cuánto tardarías en contar hasta un millón o un billón

¬ŅTe has preguntado cu√°nto tiempo te tomar√≠a contar del 1 a 1.000? ¬ŅLo has intentado alguna vez? ¬ŅY a un n√ļmero m√°s grande? Podr√≠a tomarte meses contar hasta un mill√≥n, todo depende de qu√© tan r√°pido pronuncies las s√≠labas. Este simulador te dir√° exactamente cu√°nto tiempo tardar√°s en hacerlo.

Cada 200 a√Īos California sufre inundaciones de proporciones b√≠blicas, y todo indica que la siguiente ya est√° aqu√≠

Es posible que vivas en una ciudad donde llueve mucho. Su duraci√≥n podr√≠a estar anunciando la llegado de algo m√°s. Si vives en California esa posibilidad se multiplica cada 100 o 200 a√Īos. Entonces hablamos de inundaciones de proporciones b√≠blicas, y todo indica que ahora podr√≠a ocurrir una de ellas.

Por qué el hecho de que un día haga mucho frío o mucho calor no se puede achacar al cambio climático

No falla. De repente hace un d√≠a especialmente c√°lido en febrero, llueve a c√°ntaros fuera de la temporada de lluvias, o cae una nevada en mayo y la gente mira al cielo y murmura: ‚ÄúEl tiempo est√° loco. Esto es cosa del cambio clim√°tico ese que dicen‚ÄĚ. La realidad es que no es cierto.

El hombre que vivió a 100 metros bajo tierra para averiguar hasta qué punto dependemos del Sol

Pocas cosas pueden resultar más claustrofóbicas que la idea de enterrarnos y mantenernos durante un prolongado espacio de tiempo en la oscuridad de un espacio cerrado. A Michel Siffre nadie le obligaría a ello. Este espeleólogo se sometió a sí mismo a dos meses de completo aislamiento bajo una cueva subterránea. Una…

La duraci√≥n de un segundo podr√≠a cambiar de aqu√≠ a diez a√Īos

Llevamos midiendo los segundos con un reloj atómico de cesio desde 1967. Hoy contamos con una tecnología mucho más precisa: los relojes ópticos basados en el átomo de estroncio. Son tan precisos y estables que, si hubiéramos puesto uno en hora en el momento del Big Bang, ahora estaría atrasado sólo un minuto y medio.

Si no existieran los a√Īos bisiestos, hoy ser√≠a 11 de julio de 2017

En el a√Īo 46 antes de Cristo el emperador romano Julio C√©sar consult√≥ a un grupo de astr√≥nomos egipcios y ello dio resultado al calendario con el que se regir√≠a la mayor parte del mundo por m√°s de un milenio. As√≠ naci√≥ el a√Īo bisiesto, pero si no existiese, actualmente estar√≠amos en julio de 2017.

Crean un nuevo reloj i√≥nico tan preciso que tardar√° miles de millones de a√Īos en atrasarse

El nuevo reloj m√°s preciso del mundo no cabe en tu mu√Īeca, pero es importante porque su precisi√≥n podr√≠a incluso redefinir el concepto cient√≠fico que tenemos del tiempo. Lo ha desarrollado un grupo de f√≠sicos alemanes, y tardar√° miles de millones de a√Īos en retrasare o adelantarse un solo segundo.

Las mayores pérdidas de tiempo que más se lamentan cuando envejecemos

Gastamos much√≠sima energ√≠a buscando maneras de ahorrar tiempo en el d√≠a a d√≠a. Y s√≠, seguro que son √ļtiles, pero cuando echo la vista atr√°s mis mayores arrepentimientos sobre c√≥mo empleo mi tiempo no tiene nada que ver con utilizar demasiado Twitter o no llevar un buen control de mis tareas diarias. Solo son malos‚Ķ

Un cronómetro en el cerebro: nuevas pistas sobre cómo medimos el tiempo

Medimos el tiempo cuando tocamos el piano, jugamos al tenis o cruzamos un semáforo en ámbar porque nos daba tiempo. Nuestro cerebro tiene una capacidad extraordinaria para medir el tiempo, pero los científicos no acaban de entender cómo lo hace. Un estudio con ratas arroja nuevas pistas sobre el misterio.