Samsung retiró el Galaxy Note 7 del mercado y no va a volver. Pero aún así algunos usuarios han decidido quedarse con una unidad así suponga un verdadero riesgo. Las autoridades no piensan aceptar que esto suponga un peligro para otros y por ello no solo los han prohibido en los vuelos de Estados Unidos, sino que también multarán a quien descubran que subió uno a un avión.

Si por alguna razón una persona no acata la orden de la Administración Federal de la Aviación de los Estados Unidos (FAA) de no subir un Galaxy Note 7 a un vuelo en territorio nacional, podría ser multado por un monto de hasta 179.933 dólares “por cada oportunidad en la que descubran que ha violado la prohibición”. Dependiendo del caso la FAA podrá incluso levantar cargos y llevarlo a juicio con una pena de hasta 10 años de cárcel (además de la multa).

Advertisement

Advertisement

Cuando Samsung todavía no había retirado el terminal del mercado un avión tuvo que ser evacuado debido a un pequeño incendio cuyo responsable fue un Note 7. La FAA tomó este y todos los casos relacionados al móvil como prueba suficiente de que el terminal es un riesgo para los vuelos y por ello queda terminantemente prohibido subirlos a bordo. Quien lo haga se deberá atener a las consecuencias de su irresponsabilidad.

Para devolver un Note 7 Samsung ha ideado una caja antincendios que debe ser enviada por tierra. La conclusión es que estos móviles no vuelven a estar en un avión de ninguna forma. [Registro Federal de Estados Unidos / A Crime a Day (Twitter) vía Verge]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.