Hay empresas que sencillamente se niegan a entender Internet. Un YouTuber bastante famoso se cansó de los reclamos de Nintendo y ha anunciado que no hará más vídeos de sus juegos, lo que considera (y con razón) publicidad gratuita la compañía.

Este año Nintendo lanzó un "programa para YouTubers" con el que pensaba lanzarse de lleno a este medio. La idea era, en teoría, buena: Nintendo permitía a cualquiera, ya sea un YouTuber famoso o no, realizar vídeos basados en sus títulos, siempre y cuando ellos se quedaran con una considerable parte de las ganancias, si las había. El problema es que este programa no aplica a sus juegos más populares, y en realidad no hizo más que molestar a fanáticos y crear muchas más dudas.

Advertisement

"Angry Joe" Vargas es un YouTuber que tiene 2 millones de suscriptores y que es famoso por sus reseñas bastante dinámicas y "agresivas", llenas de escenas sin sentido y mucho humor. Además, este creador de contenido para YouTube suele hacer vídeos de partidas comentadas, y gracias a todo esto ha recibido más de 300 millones de vistas en toda su carrera.

"Pero ya es suficiente", se refiere Vargas acerca de su percance con Nintendo y la paciencia que se le agotó con la empresa japonesa. Luego de publicar un vídeo jugando a Mario Party 10 junto a algunos amigos, ha recibido una alerta de que fue marcado por infracción de copyright y no podrá obtener más beneficios de él. Joe se cansó de estas políticas y prometió jamás volver a crear un vídeo relacionado a Nintendo.

Esto está mal, Nintendo

Existen varias razones por la que esta estrategia de Nintendo con respecto a los vídeos de YouTube no solo está mal, sino que es despreciable. Pero primero debemos dejar en claro dos puntos fundamentales: en primer lugar, sí, los juegos y personajes creados por Nintendo son su propiedad, y ellos puedes hacer lo que les provoque con estos. En teoría, tienen base legal para reclamar si alguien más los usa para ganar un beneficio.

Advertisement

En segundo lugar acotar que la palabra "Nintendo" suele tocar una tecla muy sensible en muchas personas en el mundo, quienes casi que prefieren que los insulten a ellos antes de que digan algo "malo" (así sea cierto) de la empresa madre de Mario y Yoshi, por lo que muchos no estarán de acuerdo con lo que voy a decir. Fanboys in extremus, se llama esto en latín.

Pero la realidad es que YouTube es contenido audiovisual, es entretenimiento, y para muchos es un medio de trabajo honrado. Debo, antes que nada, recordar que eso de "hacer vídeos para Internet es un hobby" es completamente falso. Muchas personas en el mundo disfrutan de ver los vídeos de cualquier YouTuber no por ver el videojuego que están jugando, sino por verlo a él o a ella, por ver sus ocurrencias y lo que comentan. Sé que por eso yo veo a mis favoritos.

Y el entretenimiento se paga, debería generarle un ingreso al responsable de que te diviertas por docenas de horas. Así como cualquier programa de televisión o película genera ingresos a sus creadores. Esto sigue siendo creatividad, solo que no se te cobra directamente a ti, sino que ganan por publicidad. Es fácil de entender y simplemente un hecho.

Entendido esto, vamos con Nintendo.

La empresa dirigida por Satoru Iwata lanzó un programa para YouTubers que "les permite" usar sus títulos en vídeos siempre y cuando la compañía se quede con una tajada del pastel (60% el YouTuber, 40% Nintendo). Eso está bien, quizás, el problema es que no todos los videojuegos (de hecho, muy pocos) de la casa están incluidos en el programa. Mario Party 10 obviamente no lo está, y por ello el vídeo de Angry Joe fue marcado como infractor y su autor le terminó dando de baja.

Joe lo explica claramente en uno de sus vídeos:

"Es increíble lo que hace Nintendo. No le basta con que yo gasté más de 900 dólares en una consola, mandos de control y unos 4 juegos, también quiere quitarme dinero porque recomiende uno de sus títulos. Es increíble. Es como si yo le dijera a un amigo "hey, deberías comprar una Wii U", y un ejecutivo de Nintendo me quitara 1 dólar por haber dicho eso".

Y no hay mejor forma de decirlo. Sí, Angry Joe gana dinero de estos vídeos, pero al fin y al cabo sigue siendo publicidad gratuita. El tamaño y la importancia de YouTube es enorme, sino veamos a PewDiePie y sus más de 30 millones de suscriptores que lo convirtieron en el YouTuber más grande del mundo. Cada videojuego que él dice que es bueno se vende más por este simple hecho.

Y eso es todo: más vistas en YouTube = más ventas. Porque no hay publicidad mala. Además, ¿qué sucede con aquellos mortales que no son YouTubers famosos y quieren compartir sus partidas en la plataforma de vídeo? No pueden tampoco. Nadie puede. Esto es increíble.

Está bien, de cierto modo, que Nintendo quiera una parte de las ganancias que un vídeo le den a un YouTuber, pero sus políticas hoy en día demuestran que no entienden Internet ni entienden a YouTube, están en el siglo pasado, lamentablemente. No entienden que muchos ven a Joe, a PewDiePie o a Jim Sterling por ellos mismos, no por el juego que están jugando, pero si esos señores dicen que Mario 34 es bueno, pues Mario 34 se va a vender mucho más.

La ignorancia sobre Internet y YouTube de Nintendo, o mejor dicho, su empeño de mantenerse "vieja escuela", los está perjudicando, así se nieguen a verlo y crean que todo está muy bien por el hecho de tener unos fanboys in extremus que les perdonan todo, y estar vendiendo muchos juguetitos de plástico, esos que mucho ni terminan de entender para qué sirven, pero cómo lucen de genial y vaya que los quiero todos. TODOS.

P.D.: Fanboys, venid a mi. My body is ready.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)