Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

A quién entierran realmente en las tumbas de los soldados desconocidos

Imagen: Estados Unidos (Wikimedia Commons)

La primera vez ocurrió durante la Primera Guerra Mundial. La más global y destructiva hasta la fecha. Alrededor de 37 millones de personas (1 de cada 48) fueron asesinadas, heridas, capturadas o desaparecidas en ambos bandos. ¿Qué hacer con esa cantidad de muertos irreconocibles? Una tumba muy especial.

Imagen: Dinamarca (Wikimedia Commons)
Advertisement

Cuentan los libros de historia de en 1916, un clérigo de la Iglesia de Inglaterra que servía en el Frente Occidental en la Primera Guerra Mundial vio una inscripción en una tumba de guerra anónima que le dio una idea. Ese momento de inspiración se convertiría en una ceremonia mundial que todavía se lleva a cabo en el siglo XXI: la tumba de un guerrero desconocido, el entierro que simboliza a aquellos que hicieron el máximo sacrificio por su país.

Lo cierto es que la historia del clérigo se puede encontrar en numerosos libros. En los escritos se habla del reverendo David Railton, quién divisó la tumba en un jardín trasero en Armentiéres, Francia, en 1916, con una cruz sobre la que se escribieron las palabras “Un soldado británico desconocido”.

Imagen: Varsovia (Wikimedia Commons)
Advertisement

En agosto de 1920, el señor Railton le escribió al decano de Westminster, Herbert Ryle, para sugerirle que tuviese una tumba reconocida a nivel nacional para un soldado desconocido. La idea, que también había sido debatida en algunos periódicos británicos el año anterior, se presentó al gobierno y se retomó rápidamente. Los recuerdos de la guerra, en los que murieron un millón de británicos, aún estaban muy recientes, y los miles de cuerpos que permanecían sin identificar fueron una plaga en la conciencia británica.

Imagen: Rosario (Wikimedia Commons)
Advertisement

Dicho esto, si Railton había visto la tumba de un soldado desconocido en Francia era porque, efectivamente, los franceses también llevaban a cabo ese ritual simbólico de la barbarie que supone una guerra. Incluso antes del final de la misma, se concibió la idea de encontrar una manera de conmemorar adecuadamente a los soldados franceses perdidos, desaparecidos o incapaces de identificarse que murieron luchando por su país.

Imagen: Moscú (Wikimedia Commons)
Advertisement

Sobre el mes de noviembre de 1916, dos años antes de que terminara la guerra, la ciudad de Rennes en Francia realizó una ceremonia en honor a los ciudadanos locales que se perdieron. Al enterarse de esta ceremonia tres años después, el Primer Ministro de Francia aprobó la instalación de una tumba dedicada al soldado desconocido de Francia en París.

Imagen: Abadía de Westminster (Wikimedia Commons)
Advertisement

Originalmente propuso que la tumba se colocara en el Panteón, con otras figuras históricas francesas como Victor Hugo y Voltaire. Sin embargo, las organizaciones de veteranos querían un lugar reservado exclusivo para el Soldado desconocido. Así fue como acordaron una tumba bajo el Arco de Triunfo, originalmente completada en 1836 para conmemorar a otros miembros militares franceses perdidos.

Imagen: Australia (Wikimedia Commons)
Advertisement

Con la ayuda de un francés de 21 años convertido en un soldado “valiente” llamado August Thin, se estableció un representante del soldado desconocido. El 11 de noviembre de 1920, su ataúd fue paseado por las calles de París antes de instalarse bajo el Arco de Triunfo, donde fue sepultado. Hasta el día de hoy, la tumba permanece allí con una antorcha a su lado, una que se reactivada cada noche a las 18:30.

Imagen: Alemania (Wikimedia Commons)
Advertisement

Ese mismo día en Londres, se estaba celebrando una ceremonia similar. “The Tomb of the Unknown Warrior”, como se llama en la city, se encuentra en la Abadía de Westminster. Es la única lápida en la Abadía sobre la que está prohibido caminar, y lleva la siguiente inscripción:

Debajo de estos restos de piedra, el cuerpo de un guerrero británico desconocido por su nombre o rango traído de Francia para estar entre los más ilustres de la tierra y enterrado aquí el día 11 de noviembre de 1920 en Armistice.

Advertisement
Imagen: Brasil (Wikimedia Commons)

¿Y dentro enterraban realmente a un soldado? Sí, y había un procedimiento en la elección del único cadáver para representar a los muchos muertos sin nombre. Para ser seleccionado como “soldado desconocido” el cadáver debía ser, por supuesto, de un soldado desconocido, ya que están destinados a simbolizar a cualquier hombre que sirvió en la guerra.

Advertisement
Imagen: Canadá (Wikimedia Commons)

Por lo tanto, no podría haberse identificado anteriormente, ni existir registros personales, ni identificaciones familiares, ni información sobre quién era esa persona. También significaba que debían tomarse ciertas precauciones para garantizar que nunca se identificaría el seleccionado. Por ejemplo, en Francia, cuando se exhumaron ocho cadáveres de ocho campos de batalla diferentes, mezclaron los ataúdes para asegurarse de que nadie supiera quién venía de dónde.

Advertisement
Imagen: Estados Unidos (Wikimedia Commons)

En el Reino Unido, el cuerpo del guerrero desconocido era elegido entre varios militares británicos exhumados de cuatro áreas de batalla: Aisne, Somme, Arras e Ypres. Estos restos se llevaron a la capilla de St. Pol la noche del 7 de noviembre de 1920, donde el oficial a cargo de las tropas en Francia y Flandes, el general de brigada L J Wyatt, fue con un hombre que debía seleccionar de entre un grupo de cuerpos colocados en camillas. Tras la elección, los otros cuerpos fueron enterrados nuevamente. Al día siguiente, el soldado muerto comenzaba el viaje a su lugar de descanso final.

Advertisement
Imagen: Finlandia (Wikimedia Commons)

Tras Francia y Reino Unido, muchos países de todo el mundo adoptaron este símbolo de conmemoración, incluido Estados Unidos. En diciembre de 1920, el congresista Hamilton Fish presentó en el Congreso una resolución que pedía el regreso de un soldado estadounidense desconocido de Francia para el entierro ceremonial apropiado en una tumba que se construiría en el anfiteatro Memorial en el cementerio nacional de Arlington. La medida se aprobó y se estableció la fecha al Día del Armisticio, 1921.

Advertisement
Imagen: Nueva Zelanda (Wikimedia Commons)

Para su elección, escogieron cuatro estadounidenses desconocidos que fueron exhumados de sus cementerios franceses, llevados a Alemania, y luego pasaron por varias manos, por lo que ni siquiera los portadores del féretro sabían qué ataúd llevaban. El honor de elegir exactamente qué ataúd sería el “desconocido” se le dio al soldado Edward F. Younger, quién colocó una rosa encima de su elección. Finalmente, el 11 de noviembre el primer soldado desconocido era enterrado en Estados Unidos en el Cementerio Nacional de Arlington.

Advertisement
Imagen: Moscú (Wikimedia Commons)

Desde entonces, la tumba está bajo vigilancia las 24 horas, los 7 días de la semana, y el cambio de guardia ocurre hasta 48 veces al día. Sin duda alguna, uno de los monumentos conmemorativos más patrióticos de Estados Unidos. Una tumba que cuenta con su réplica en decenas de países alrededor del planeta. Y sí, con un cuerpo en su interior, aunque nadie sepa a quién pertenece. [Wikipedia, TodayIfoundOut]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key