El Valle de la Muerte, en el sureste de California es uno de los lugares más áridos del planeta. Las señales de peligro por calor no son casuales. En 1972 registró la temperatura ambiente más alta registrada en el planeta: 93,9 grados Celsius. Ahora ese infierno tiene un lago nuevo de 16 km de largo.

La lluvia en esa parte del desierto de Mojave es tan rara que se suele calificarse de acontecimiento hist├│rico, y eso es precisamente lo que ha pasado los d├şas 4 y 5 de marzo. Las bajas temperaturas y un frente de nubes ha dejado caer el triple de agua de lo normal en esta ├ępoca del a├▒o (22 mm). Sigue siendo muy poco, pero el terreno en el Valle de la Muerte es tan seco que se inunda muy f├ícilmente, dejando este paisaje surrealista que ha captado el fot├│grafo Elliott McGucken.

La masa de agua tiene alrededor de 16km de largo y muy poca profundidad. Por supuesto, es temporal. Se espera que se evapore en pocos d├şas a medida que las temperaturas vuelvan a alcanzar los infernales niveles habituales. Antes, sin embargo, es probable que el lago provoque un peque├▒o apocalipsis a nivel bacteriano en un entorno muy poco acostumbrado a las lluvias como sucedi├│ recientemente en Atacama.

Advertisement

El Valle de la Muerte no siempre es un p├íramo desolado. Los caprichos del clima a veces provocan inusitadas explosiones de vida como la que se registr├│ en marzo de 2016. Las lluvias hicieron brotar miles de preciosas flores amarillas que cubrieron el valle como un manto. Es parte del peque├▒o milagro constante que nos regala la naturaleza. [v├şa Weather]