Imagen: Wikimedia Commons

Cuando se presentó por primera vez en 2008, el UC3 Nautilus fue descrito como el submarino de fabricación privada más grande del mundo. Tuvo varios problemas en el camino, pero este año estaba listo para volver a la acción. El viernes, sin embargo, el submarino se hundió en la costa de Dinamarca. El piloto se salvó, pero las autoridades creen que a bordo iba también una periodista, ahora desaparecida, que preparaba una historia para Wired.

Según informa Associated Press, el piloto era Peter Madsen, cofundador de Copenhagen Suborbitals y dueño del buque. Madsen volvió a la costa en un barco privado después de que un fallo hundiera el submarino. “Estoy bien, pero triste porque el Nautilus se hundió”, dijo a la TV2 de Dinamarca. “Un problema menor con un tanque de lastre... se convirtió en un problema importante”.

Advertisement

Pero la historia está incompleta. De acuerdo con la noticia, “la marina dijo inicialmente que el submarino fue encontrado navegando hacia el sur de Copenhague”. Más tarde se corrigió y confirmó que se había hundido. Poco después, la policía de Copenhague confirmó que una mujer no identificada había sido reportada como desaparecida, y que su novio había dicho a las autoridades que estuvo en el submarino trabajando en una historia para Wired. Un portavoz de la división estadounidense de Wired explicó a Gizmodo que la periodista no estaba trabajando para ellos y que estaban tratando de confirmar si trabajaba para la división británica. Se dice que el novio fue el primero en alertar a la policía de que el submarino había desaparecido cuando este no volvió a tiempo.

Según el medio sueco Berlingske, un portavoz de la policía danesa dijo que Madsen afirmaba haber dejado a la mujer en Copenhague la noche anterior. “Sabemos que estaba a bordo del submarino anoche, pero no sabemos si estaba a bordo del barco cuando desapareció”, explicó entonces el portavoz. “Todo lo que puedo decir es que los familiares de la mujer reportaron su desaparición esta noche y todavía no hemos sabido de ella”.

La mujer sigue sin aparecer, pero la policía de Copenhague ha arrestado ya a Peter Madsen y lo ha acusado de homicidio. Madsen niega los cargos e insiste en que dejó a la mujer todavía no identificada en la capital danesa el jueves a las 11:30 pm. La policía busca ahora a cualquier testigo que pueda haber visto a la periodista después de las 4 pm del jueves, y la describe como una mujer de 160 cm de estatura, 56 kg de peso, 30 años de edad, pelo castaño rojizo y ojos verdes. El submarino ya ha sido localizado a siete metros de la superficie, pero deberá ser transportado a la costa antes de que los buzos puedan entrar.

Advertisement

“El Nautilus se hundió en unos 30 segundos, y no pude cerrar las escotillas ni nada”, dijo Madsen a periodistas. Madsen es el excéntrico inventor que ayudó a construir el UC3 Nautilus con un grupo de voluntarios a lo largo de tres años. Fue lanzado en mayo de 2008 y funcionó relativamente bien durante varios años antes de que lo sacaran del agua en 2011. Después de varios trabajos de reparación y mantenimiento y una campaña crowdfunding en Indiegogo, el Nautilus regresó al agua en abril de este año.

Copenhagen Suborbitals es un grupo de aficionados de los cohetes espaciales que tiene alrededor de 55 voluntarios y se apoya en la financiación en masa. La esperanza colectiva es que algún voluntario vuele algún día en uno de sus cohetes, pero las pruebas de vuelo, por ahora, han fracasado. El Nautilus era otro proyecto del grupo y uno de sus mayores éxitos. Hasta 2014, cuand Madsen dejó el grupo para centrarse en solitario en sus proyectos, uno de los cuales era el UC3 Nautilus que ahora ha llegado a su fin.

Actualización (14/8): La policía danesa dice ahora que el submarino fue hundido intencionalmente. La embarcación ya ha sido extraída del agua, pero ningún cuerpo ha sido hallado a bordo. El paradero de la periodista, identificada como Kim Wall, sigue siendo un misterio.

Actualización (22/8): Peter Madsen ha cambiado su versión de los hechos para admitir que Wall murió en el submarino. Según la nueva versión del inventor, él mismo “enterró” el cuerpo en el mar, en algún punto de la bahía de Køge, después de que la periodista sufriera un accidente en la embarcación. Mientras tanto, el torso mutilado de una mujer ha aparecido en la costa danesa.