Foto: Sam Rutherford (Gizmodo)

BlackBerry cerrará la versión para consumidores de BlackBerry Messenger (BBM) el 31 de mayo. La compañía ha anunciado en su blog que “los usuarios se han trasladado a otras plataformas” y que es “triste decir adiós”. En poco más de un mes emitirán reintegros por la compra de stickers para la app, y BBMoji desaparecerá. La aplicación dejará de funcionar. BBM, como la conocemos, ha muerto.

Advertisement

Sin embargo, todavía queda algo de esperanza. Junto con el asesinato de la versión de BBM para consumidores, BlackBerry anunció que BBM Enterprise (BBMe) ahora estaría disponible para todos, por el pago de una tarifa. La aplicación BBM Enterprise está disponible para descarga en las tiendas para iOS y Android. El servicio será gratuito para los nuevos usuarios durante el primer año, y después de eso, tendrá un costo 2,50 dólares por una suscripción de seis meses.

Aunque técnicamente es un servicio diferente, BBM Enterprise ofrece muchas de las mismas características que la versión para el consumidor de la aplicación de chat y mensajería, incluyendo las llamadas de voz y video. También cuenta con chats grupales, así como la capacidad de editar o eliminar mensajes. Incluso es posible utilizar BBM Enterprise en computadoras Windows y Mac. Pero lo que podría valer la pena de esos 5 dólares anuales de suscripción es el robusto cifrado de extremo a extremo de BBM Enterprise, incluyendo certificados de firma que no están disponibles para BlackBerry, la empresa. La versión para el consumidor de BBM no tenía cifrado de extremo a extremo y también falló en muchas otras pruebas de seguridad.

No está claro a cuántas personas afectará la muerte de BBM para consumidores. Desde su lanzamiento en 2005, BlackBerry Messenger ha experimentado una montaña rusa de popularidad. Ser capaz de intercambiar los pines de BBM solía ser un símbolo de estatus en la era anterior al iPhone, e incluso a medida que crecían otras plataformas de teléfonos inteligentes, BBM mantuvo un público fiel entre muchos usuarios leales de BlackBerry, incluidas algunas celebridades. Lana Del Rey incluso escribió una canción al respecto llamada “BBM Baby” en 2011, aunque no se lanzó hasta 2016. Ese mismo año, los analistas informaron que BBM todavía tenía cerca de 90 millones de usuarios activos en todo el mundo. También fue, sorprendentemente, la aplicación de mensajería número uno en Indonesia para entonces, la cual podría ser la razón por la que el Grupo Emtek, con sede en Indonesia, compró los derechos de desarrollo para BBM.

Advertisement

Pero seamos realistas, BBM ha estado condenado a la muerte durante mucho tiempo. A pesar de haber sido lanzado en iOS y Android, el servicio ha seguido perdiendo terreno frente a los gigantes de mensajería actuales como iMessage, Facebook, WhatsApp y WeChat. Ni siquiera añadir funciones curiosas podía salvar a BBM mientras sus usuarios huían a otras plataformas. BBM probó stickers, mensajes efímeros, música y algo que se llama BBMoji. Pero nada de eso fue suficiente.

La buena noticia para los fanáticos de BBM es que ahora pueden considerar usar BBMe, y honestamente es una opción bastante barata. BlackBerry Messenger Enterprise ofrece una mejor seguridad, pero carece de las funciones sofisticadas mencionadas anteriormente. La mala noticia es que tus datos actuales de BBM desaparecerán cuando el servicio se cierre el próximo mes, aunque podrás descargarlos antes de esa fecha. (Consulta la página de ayuda de BBM para saber cómo hacerlo). Hasta el momento, no está claro si habrá una manera fácil de transferir los datos de BBM para el consumidor a una nueva cuenta de BBMe.

Advertisement

Si has leído hasta aquí y aún no puedes creer que la gente todavía use los BlackBerry o sus servicios, es normal. Los fanáticos de BlackBerry todavía están ahí fuera, y tienen una pasión única por sus teclados físicos. BlackBerry incluso lanzó un teléfono bastante bueno el año pasado: el Key2. La empresa ya no disfruta de su estatus emblemático, de una base de usuarios masiva ni de la rentabilidad que solía tener. Pero oye, nadie vive para siempre.