Hoy son un auténtico anacronismo, pero durante décadas fueron la manera más rápida de escribir textos largos de una manera pulcra y legible. Las máquinas de escribir siguen teniendo un encanto propio, aunque ya sólo sea como piezas de museo. A continuación os mostramos 13 modelos que están entre los más valiosos, raros y bonitos del mundo.

Advertisement

Todas estas piezas pertenecen a la colección particular de Martin Howard. Howard es un entusiasta de las máquinas de escribir y tiene la colección de estos aparatos más grande de Canadá, y una de las mayores del mundo. En su página web podéis apreciar el resto de las obras de arte que atesora. [Martin Howard]

Crandall - New Model (1887)

Esta máquina fue uno de los primeros modelos comerciales de la historia. Para imprimir utiliza un cilindro de apenas el grosor de un dedo con 84 caracteres.


Stenograph 1 - Tercera versión (1882)

Advertisement

La compañía United Stenograph construyó esta máquina de taquigrafía para registrar juicios a la velocidad a al que se hablaba. En aras de la velocidad se podían pulsar varias teclas para formar sílabas.


North’s Typewriter (1892)

Advertisement

Esta máquina es única porque sus varillas están dispuestas en posición vertical y caen sobre el papel en vez de actuar de abajo a arriba, como suele ser lo normal.


National (1889)

Advertisement

Con un tamaño bastante compacto, las varillas de esta máquina National cuelgan bajo el papel y se mueven de abajo a arriba.


Lambert 1 (1902)

Advertisement

A medio camino entre una máquina de escribir, una máquina de taquigrafía, y una etiquetadora Dymo, las letras de esta máquina estaban dispuestas en un dial. El botón central actúa como barra espaciadora.


Keystone 1 (1899)

Advertisement

Esta máquina construida en Pennsylvania marca los caracteres desde la parte posterior y proyecta el papel desde abajo.


The Franklin (1892)

Advertisement

La Franklin estaba considerada como una de las máquinas más veloces de su época y limitada sólo por la velocidad que su operador pudiera alcanzar.


Granville Automatic (1896)

Advertisement

El apelativo de ‘automática’ le viene a esta voluminosa máquina del hecho de que todos los mandos están incorporados como teclas. En el interior es bastante convencional.


Ford (1895)

Advertisement

Considerada la primera máquina que incorpora aluminio en su contrucción, la Ford era también la primera que permitía al usuario ir viendo sobre la marcha lo que escribía.


Daugherty (1893)

Advertisement

Como la Ford, esta máquina permitía ver lo que escribíamos en ella. Fue superada por la mítica Underwood, que exhibía un diseño similar, peor funcionaba mejor.


The Chicago (1899)

Advertisement

La Chicago recupera el cilindro como método de impresión frente a las varillas. Eso le permitía ocupar menos espacio.


American Visible 1 (1901)

Advertisement

Las teclas de esta máquina no funcionan de manera convencional. El usuario tenía que mover el indicador de metal hasta la letra de su elección y después presionar la palanca de la parte inferior. así letra por letra. También era muy barata para la época. Costaba 3,98 dólares en los almacenes Sears.


Bennett (1910)

Advertisement

Según el propio Howard, la Bennet es la máquina de escribir convencional más pequeña jamás construida. Tiene el tamaño de una tableta de chocolate

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)