Se llama PD-100 Black Hornet, mide solo 10 centímetros de largo y es uno de los drones más pequeños y efectivos del mundo. Lo habíamos visto ya antes, pero nuevas imágenes nos explican ahora en detalle cómo funciona. Lo fabrica la empresa noruega Prox Dynamics, que ya ha vendido al ejército británico 160 unidades para, entre otras cosas, detectar francotiradores en Afganistán.

Advertisement

La compañía ha mejorado estos pequeños drones, que pesan solo 16 gramos cada uno y miden 2,5 centímetros de ancho. Ahora, se pueden manejar sin problemas desde hasta un kilómetro de distancia (antes un máximo de 800 metros). Es lo que explican (en inglés) en el vídeo arriba, además de mostrar su funcionamiento: se guardan en una pequeña caja de bolsillo que maneja el piloto y, con una pantalla y un mando, se pueden volar sin problema.

Puede alcanzar una velocidad de 10 metros por segundo y es tan pequeño que es muy difícil de detectar. Cuenta con tres cámaras de precisión que retransmiten todo lo que ve a su paso. El Ministerio de Defensa Británico compró recientemente 160 unidades por 20 millones de libras (23 millones de euros, mantenimiento incluido). Es decir, unos 144.000 euros por aparatito.

Advertisement

Estos mini-drones se pueden pilotar desde una distancia de hasta 1 kilómetro y tienen una autonomía de más de media hora de vuelo. Por lo visto, son además muy resistentes a fuertes ráfagas de viento. Puedes verlos en acción en el vídeo de arriba. [Prox Dynamics AS vía LiveScience]