Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Así quedó el F-35A cuyo motor se incendió por completo el año pasado

Fue sin duda el fallo técnico más sonado que ha tenido hasta ahora el caza F-35. Ocurrió el verano pasado, cuando el motor de uno de los F-35A en fase de prueba se incendió repentinamente justo cuando iba a despegar. Ahora vemos las primeras imágenes de cómo quedó.

El incidente obligó a dejar en tierra de forma permanente a toda la flota en prueba de los F-35, y a cancelar el estreno oficial internacional del caza en la feria internacional aeronáutica de Farnborough. Las imágenes son las primeras que publica la Fuerza Aérea estadounidense tras un año entero de investigación.

El Air Education and Training Command, encargado de aclarar lo ocurrido, ha concluido oficialmente la investigación y publicado este fin de semana fotos que muestran los daños. La causa oficial del accidente se confirma: se produjo un roce excesivo entre dos piezas del motor, fabricado por la compañía Pratt & Whitney. Ese rozamiento excesivo hizo que una pieza de un rotor se rompiera durante la fase de despegue en plena pista. “Partes de ese rotor fracturado atravesaron la cubierta del ventilador del motor, un tanque de combustible interno y las líneas hidráulicas y de combustible antes de salir por la parte superior del fuselaje”, explica el informe. Como consecuencia de ese daño, el motor se incendió casi al instante.

En la imagen debajo se puede ver de hecho el agujero en el fuselaje que causó la pieza en cuestión.

Advertisement

Como se puede ver también en la foto de apertura, casi las dos terceras partes del F-35A quedaron prácticamente carbonizadas. Pratt & Whitney ha logrado de momento solucionar el problema, que se quedó en algo puntual, no ha vuelto a ocurrir. Eso sí, el daño en el caza se estima que ha costado 50 millones de dólares y, tal y como ha quedado, probablemente ni siquiera se acabe reparando. Se reaprovecharán las partes que se puedan para otros fines. Teniendo en cuenta el coste total de cada uno de estos aviones, en torno a los 160 millones de dólares, el fallo ha salido bastante caro. [vía USAF y The Aviationist]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story