Ya queda menos para el lanzamiento de la Xbox One (el 22 de Noviembre) y Microsoft ha compartido un vídeo que demuestra muy bien cómo funciona uno de sus componentes clave: la Kinect. Lo más impresionante: la nitidez de las imágenes que capta en 3D, incluso en plena oscuridad.

Lo puedes ver en el vídeo de arriba. Está en inglés, pero las imágenes hablan por sí solas. En ellas, dos investigadores de Microsoft Research muestran qué es lo que percibe el sensor de la Kinect. Con la luz apagada, es capaz de captar imágenes 3D con gran nivel de detalle: se ven los gestos de la cara, las arrugas de la ropa... El sensor es tres veces más preciso que el del modelo anterior de la Kinect.

El campo de visión es también mucho mayor. Tanto en distancias cortas (capta imágenes a solo un metro y medio de distancia de la Kinect) como largas y de ancho. Si alguien se va al fondo de la habitación, el sensor sigue diferenciando las formas.

Otra de las novedades de la nueva Kinect es Active IR, una tecnología que básicamente permite interactuar con el equipo en la oscuridad, captando imágenes en 2D de quien está en la habitación, sus movimientos etc. Es decir, si estás viendo una película o jugando en la oscuridad, la Kinect seguirá respondiendo igual que con la luz encendida. Promete. [vía Microsoft Research]