Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
El borde cóncavo de rayos X del núcleo de Ofiuco (abajo a la izquierda).
El borde cóncavo de rayos X del núcleo de Ofiuco (abajo a la izquierda).

Científicos han descubierto pruebas de la mayor explosión de energía jamás registrada. Las pistas de esta antigua explosión las ha dado una burbuja gigante de ondas de radio muy antiguas.

Advertisement

Los investigadores estuvieron observando con rayos X el cúmulo de galaxias Ofiuco, que se encuentra a 390 millones de años luz de la Tierra, y que se trata del segundo cúmulo de galaxias más brillante de nuestro cielo. La región central de este cúmulo contiene una característica peculiar: un borde cóncavo, como si diésemos un pequeño mordisco a una galleta. Cuando los investigadores analizaron las imágenes de ese área con un radiotelescopio y las compararon con imágenes de rayos X, se dieron cuenta de que estaban mirando los restos de un estallido enorme en el centro de una galaxia activa.

La historia del descubrimiento comienza con un estudio de 2016 en el Cúmulo de Ofiuco, que utilizó datos del Observatorio de rayos X Chandra y que fue dirigido por Norber Werner. Aunque estaban estudiando cómo consigue enfriarse el plasma del centro del cúmulo, notaron una peculiar forma cóncava en el borde de su núcleo. Consideraron que podría haber sido el resultado de algún tipo de explosión enorme, pero optaron por explicaciones menos extrañas, como el movimiento del gas resultante de la fusión de varios cúmulos de galaxias.

Advertisement

La idea de una explosión enorme despertó el interés de otro equipo de astrónomos, dirigido por Simona Giacintucci. Examinaron datos de ondas de radio de baja frecuencia en busca de partículas, como si fuesen reliquias de esa explosión. Encontraron las pruebas que buscaban en datos de ondas de radio recogidos por las antenas del Murchison Widefield Array, así como en antiguas observaciones hechas con el radiotelescopio Giant Metrewave indio y el observatorio Very Large Array de Nuevo México. Publicaron su trabajo en The Astrophysical Journal.

La emisión de ondas de radio producida por el borde cóncavo.
Imagen: X-ray: Chandra: NASA/CXC/NRL/S. Giacintucci, et al., XMM-Newton: ESA/XMM-Newton; Radio: NCRA/TIFR/GMRT; Infrared: 2MASS/UMass/IPAC-Caltech/NASA/NSF
La emisión de ondas de radio producida por el borde cóncavo.
Imagen: X-ray: Chandra: NASA/CXC/NRL/S. Giacintucci, et al., XMM-Newton: ESA/XMM-Newton; Radio: NCRA/TIFR/GMRT; Infrared: 2MASS/UMass/IPAC-Caltech/NASA/NSF
Advertisement

Los datos combinados “mostraron de forma muy clara que la fuente de ondas de radio se ajusta al borde de los rayos X perfectamente”, escribió Giacintucci y el autor del estudio, Maxim Markevitch, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en una publicación para el blog del Observatorio Chandra. Lo que estaban mirando era una enorme región en el plasma del cúmulo de galaxias que había sido tallado por electrones de alta energía que emitían ondas de radio. Esta cavidad, como la llamaron los investigadores, fue abierta por un estallido de energía tan grande que era difícil de concebir. Los científicos habían visto otras burbujas de este tipo antes, pero la burbuja generalmente se encuentra dentro del centro del cúmulo de galaxias, no extrayendo un pedazo en uno de sus lados.

Pero, según Giacintucci y Markevitch, la explosión que habría producido este borde cóncavo sería cinco veces mayor que la explosión de energía más grande que hayamos descubierto nunca. Y la energía de las ondas de radio —los telescopios utilizados en este estudio observaron sobre todo ondas de radio de baja frecuencia— sugiere que la explosión es un antiguo “dinosaurio”, según el paper, que tuvo lugar hace cientos de millones de años (Para los pedantes que vayan a escribir luego algo en los comentarios: Sí, me refiero a cientos de millones de años antes de que el cúmulo de galaxias, que está a cientos de millones de años luz de nosotros, liberara la luz que ahora estamos observando). La radiación de alta frecuencia de esta explosión hace tiempo que desapareció.

Advertisement

¿Qué pudo haber producido tal explosión? Quizás fue un gran estallido del agujero negro supermasivo que hay en el centro de una galaxia activa.

Todavía quedan muchas preguntas por responder. ¿Esta explosión tuvo algún papel en cómo evolucionó el plasma del núcleo del cúmulo? ¿Por qué solo hay una burbuja, cuando estallidos como estos suelen producir dos burbujas simétricas? Quizás explorando las frecuencias de radio más bajas descubramos más secretos.

Advertisement

Werner, el científico que ha dirigido el paper que rechazó inicialmente que la forma de galleta mordida hubiese sido causada por una gran explosión, está contento de que se demuestre que estaba equivocado, según escribió en el blog de Chandra. “Extraordinarias afirmaciones necesitan pruebas extraordinarias y las observaciones que han hecho en este paper proporcionan las evidencias que nos faltaban”, dijo.

Share This Story

Get our newsletter