Los últimos años de Sony en telefonía móvil han sido bastantes parecidos a una travesía por el desierto. Este año, sin embargo, los japoneses están de vuelta y en el marco del Mobile World Congress han presentado dos terminales de gama alta que prometen bastante, uno de ellos por los motivos adecuados.

Advertisement

En un mundo capturado cada vez más por teléfonos con pantallas más y más grandes, la phabletización de la gama alta provocó que en los últimos años si quieres “lo último” en un smartphone tengas que pasar por el aro y escoger una pantalla grande, descomunal en algunos casos.

Ocurrió con Apple y su iPhone Plus y ha ocurrido en este mismo MWC con Samsung y su diferenciación entre el S9 y el S9+: en este caso si quieres mejor cámara, más duración de batería y más RAM tienes que ir a por el modelo grande. El pequeño (que en realidad de base ya es grande porque cuenta 5,8 pulgadas de pantalla), tiene 2 GB menos de RAM, peor apertura en la cámara (f/1.9 vs f/1.5) y menos duración de batería. El último en intentarlo fue Apple con el iPhone SE en 2016 y no hemos vuelto a tener noticias desde entonces.

Frente a eso, el caso de Sony destaca porque el XZ2 sí tiene una pantalla grande y unas prestaciones punteras, pero el XZ2 Compact empaca las mismas funciones en un tamaño mucho más manejable, solo 5 pulgadas. Puedes leer nuestras primeras impresiones de ambos terminales aquí.

Advertisement

Solo hay 3 diferencias, más allá del tamaño, entre el XZ2 y el XZ2 Compact: el motor háptico que “vibra” con el contenido de la pantalla, la carga inalámbrica (no tiene) y la trasera de cristal (es de plástico), el resto es igual. Como terminal de gama alta que es, el terminal se siente fantástico en la mano. Los materiales no son tan nobles como en otros ejemplos de la competencia, pero el acabado final sigue recordando más al de un producto de lujo que al de un gama media mediocre y sin aspiraciones.

Habrá que esperar a tener uno durante unos días en las manos para sacar conclusiones definitivas y plasmarlas en una reseña pero, mientras tanto, como poco es refrescante tener algo tan bueno en un formato tan pequeño. Que cunda el ejemplo.