Imagen: Wikimedia Commons

¿Con qué frecuencia te sueles duchar? Es posible que la mayoría lo haga diariamente. No pasa nada, al contrario, estå bien. El problema puede venir si te duchas todos los días con jabón, los 365 días del año. Entonces, y dependiendo de tu cuerpo, la ciencia tiene algo que decirte.

Como cuentan en su Ășltimo vĂ­deo los chicos de sciShow, ducharse todos los dĂ­as (con jabĂłn) puede que no sea la mejor de las ideas salvo casos particulares. ÂżLa razĂłn? La clave estĂĄ en una palabra: microbioma cutĂĄneo, una capa de bacterias inofensivas que, si frotamos demasiado, pueden dejar el terreno (la piel) libre para la entrada de otros microorganismos con muy malas intenciones.

Advertisement

Veamos. A la mayorĂ­a de las personas les gusta una ducha: es relajante, quita el posible mal olor y ademĂĄs protege al cuerpo de infecciones pero, Âżrealmente necesitas una ducha diaria con jabĂłn? La respuesta corta es no, para la mayorĂ­a de los casos.

SegĂșn explican en sciShow, estudios cientĂ­ficos basados en la biologĂ­a de la piel humana (y lo que puede estar viviendo sobre ella) apuntan a una serie de recomendaciones. El cuerpo humano es un Ăłrgano gigante capaz de bloquear sustancias nocivas para que no entren en la piel. De hecho, estĂĄ cubierto de una gran cantidad de bacterias, hongos, virus e incluso pequeños artrĂłpodos. Todos juntos forman lo que se denomina microbioma de la piel.

Imagen: Pixabay

Advertisement

En su mayor parte, los investigadores piensan que estos microbios son bastante inofensivos. Sin embargo, a medida que interactĂșan con el exterior pueden detectar otros microbios que podrĂ­an enfermarlos. Por ejemplo, al frotar los ojos o poner la comida en la boca, las manos pueden añadir gĂ©rmenes que se deslizan mĂĄs allĂĄ de la piel y entran en el cuerpo.

En este caso, lavar las manos con jabón es clave, ya que se trata de un surfactante (agente activo) hecho de moléculas que unidas al agua es capaz de eliminar suciedad, aceites o bacterias al enjuagarlos.

Dicho esto, el lavado completo del cuerpo es muy diferente. Existen glåndulas que siempre producen sudor y aceites que mantienen la piel hidratada y saludable. Estas necesitan de un equilibrio. Ciertas bacterias descomponen el sudor y liberan moléculas malolientes. Si la piel tiene demasiada suciedad, células muertas de la piel o aceites, los poros pueden obstruirse, lo que muchas veces acaba en problemas de acné.

Por eso ducharse con jabĂłn ayuda a deshacerse un poco de ese sudor y aceites. Sin embargo, con demasiada frecuencia puede no ser ideal. Para empezar, podrĂ­a acabar con el microbioma que comentamos, y dado que el jabĂłn y el agua lavan los aceites, la piel puede acabar demasiado seca y la capa externa se agrieta. Como resultado de ello se facilita la entrada de microbios que pueden causar enfermedades.

Advertisement

Por tanto y para concluir, la mayorĂ­a de los dermatĂłlogos explican que las duchas diarias en las que se frotan todas las partes del cuerpo con jabĂłn son exageradas, a menos que tengas un problema de sudor (diaforesis) o realices ejercicio todos los dĂ­as. De lo contrario, ducharse cada dos dĂ­as deberĂ­a estar mĂĄs que bien para mantener el microbioma de la piel sano. [SciShow]