Westworld es una de las mejores series de ciencia‚Äďficci√≥n de los √ļltimos a√Īos, pero mucho antes de que a Jonathan Nolan y a Lisa Joy se les ocurriera crearla, e incluso antes de que a Michael Crichton se le ocurriera escribir la pel√≠cula, Charles Dickens hab√≠a tenido una idea bastante similar.

Advertisement

El autor de Cuento de navidad, la m√≠tica historia de Ebenezer Scrooge y su cambio tras ser visitado por los fantasmas de la navidad, nunca fue reconocido como un escritor de ciencia‚Äďficci√≥n, pero eso no quiere decir que no se le ocurrieran ideas bastante interesantes.

Una de ellas fue plasmada en su relato llamado ‚ÄúInforme completo de la Segunda Reuni√≥n de la Asociaci√≥n Mudfog para el Avance de Todo‚ÄĚ, la cual contaba la historia de un cient√≠fico y su plan de crear un parque tem√°tico en el que ‚Äúlos j√≥venes adinerados pudieran desahogar su sed de agresiones y violencia en figuras automatizadas‚ÄĚ, o lo que es lo mismo, un parque para que tipos con mucho dinero puedan golpear y destruir cosas con rostros humanos sin cometer un crimen real.

Esta premisa, como reportan en The Conversation, es bastante similar a la de Westworld, la cual se centra en un parque tem√°tico en el que los visitantes pueden matar, golpear y tener sexo con todos los ‚Äúanfitriones‚ÄĚ que deseen, los cuales son androides con aspecto completamente humano. En el caso del relato de Dickens, sin embargo, el parque no estaba basado en √©pocas antiguas (como el viejo oeste estadounidense o la era de los samur√°is, ambos presentes en Westworld), sino que se desarrollar√≠a en el mismo mundo y per√≠odo victoriano en el que viv√≠an los hu√©spedes, permiti√©ndoles cumplir sus fantas√≠as m√°s macabras en un mundo que se sent√≠a ‚Äúreal‚ÄĚ y como el suyo propio.

Advertisement

La historia de Westworld se centra en un parque creado para cumplir todas las fantas√≠as de sus hu√©spedes sin que ning√ļn ser humano saliera lastimado, y quienes vemos la serie ya sabemos c√≥mo termina eso. En el caso del relato de Dickens, publicado entre los a√Īos 1837 y 1838, las cosas no se salen tanto de control. [The Conversation v√≠a Mental Floss]