Imagen: Bhavanajagat

China está construyendo el túnel del viento más rápido del mundo con la intención de probar armas hipersónicas que podrían llegar a Estados Unidos en menos de 14 minutos. Si todo sale según la previsto, la instalación estaría lista en tres años, para el 2020.

Los investigadores dicen que el proyecto ayudará a acelerar el desarrollo de armas hipersónicas en el país, y que se reducirá el riesgo de fallos cuando comiencen los primeros vuelos de prueba de aviones hipersónicos. El túnel contará con una cámara de prueba con espacio para modelos de aeronaves con una envergadura de casi tres metros.

Dicho de otra forma, los medios del país hablan de unas primeras pruebas de vuelos hipersónicos a velocidades de hasta 12 kilómetros por segundo (aproximadamente Mach 35). Un arma que volara a esta velocidad desde China podría llegar a la costa oeste de Estados Unidos en algo menos de esos 14 minutos.

J-10 jet fighter de China. Wikimedia Commons

Según ha contado al medio South China Morning Post, Zhao Wei, científico que trabaja en el proyecto, su equipo detonará varios tubos que contienen una mezcla de oxígeno, hidrógeno y gases de nitrógeno para crear ondas de choque que se canalizarán a la cámara de prueba a través de tubos metálicos.

Advertisement

El investigador cuenta que esta reacción generará flujos de aire de alta velocidad y calor extremo. De hecho, el avión de prueba tendrá que soportar altísimas temperaturas. Para su protección, se cubrirá con “materiales especiales” que evitarán que se desvíe o se desintegre. Según Wei:

El proyecto impulsará las aplicaciones de ingeniería de tecnología hipersónica, principalmente en sectores militares, al duplicar el entorno de vuelos hipersónicos extremos, de modo que los problemas se van a poder descubrir y resolver en el terreno.

El túnel, que esperan que esté operativo para el 2020, también se utilizará para probar un nuevo motor a reacción diseñado específicamente para vuelos hipersónicos. Actualmente, el túnel de viento más rápido del mundo es la instalación LENX-X, en la Universidad de Calspan en el Centro de Investigación de Buffalo, que opera a 10 kilómetros por segundo (Mach 30). [Independent]