Foto: The Paper China

China sigue buscando soluciones para tratar de solucionar sus problemas de exceso de tráfico y falta de transporte público. Tras el fiasco del autobús-túnel, una empresa de transporte con más experiencia llamada CRRC ha probado un gigantesco autobús autónomo muy particular.

Advertisement

El veh├şculo se llama Autonomous Rail Rapid Transit (ART) o Smart Bus, pero su aspecto es m├ís bien el de un tren articulado o un tranv├şa. La diferencia sustancial con los trenes convencionales es que no circula sobre ra├şles, y no necesita conductor. Para guiarse solo precisa de una doble l├şnea de marcas pintadas sobre el asfalto.

CRRC ha realizado ya las primeras pruebas en circuito cerrado (con un conductor vigilando la operaci├│n por motivos de seguridad) en la provincia de Hunan, y parecen un ├ęxito. El convoy mide 31 metros de longitud, pesa 48 toneladas y consta de tres vagones con capacidad para 307 pasajeros. Pese a su tama├▒o, se alimenta de un motor el├ęctrico con 25 kil├│metros de autonom├şa con una sola carga. La idea es que pueda ir cargando sus bater├şas en las paradas a lo largo del trayecto. Su velocidad punta es de 70 kil├│metros por hora.

Advertisement

Foto: YouTube

La gran duda ahora mismo es si el sistema aut├│nomo realmente funciona como CRRC dice (en las pruebas parece que es m├ís el conductor el que lo maneja). Sea como fuere, es una alternativa mucho m├ís barata que los trenes convencionales, no contamina, y es m├ís sencillo a├▒adir nuevos trazados simplemente pintando nuevas l├şneas en la calzada. Seg├║n sus creadores, habilitar un kil├│metro de trayecto cuesta solo dos millones de d├│lares frente a unos 100 que cuesta un kil├│metro de metro. Comenzar├í operar en 2018. [People China v├şa Mashable]