Puede parecer ciencia-ficci√≥n, pero no lo es. Investigadores del Boston Children¬īs Hospital han descubierto la forma de inyectar part√≠culas de ox√≠geno en el flujo sangu√≠neo para lograr sobrevivir varios minutos sin respirar. Es uno de los avances cient√≠ficos m√°s importantes del a√Īo que podr√≠a salvar miles de vidas.

Los científicos, liderados por el doctor John Kheir, han desarrollado un líquido con micro-partículas que, inyectado directamente en la sangre, podría mantener el organismo oxigenado entre 15 y 30 minutos sin necesidad de respirar.

Advertisement

La solución ya ha sido probada con éxito en animales con graves fallos pulmonares. Al administrarles el líquido el nivel de oxígeno en la sangre se re-establecía a niveles normales de forma casi instantánea.

De funcionar en personas, la invenci√≥n permitir√≠a a m√©dicos y personal de¬†urgencias atender a pacientes en parada respiratoria, inyectarles el l√≠quido y tener 15 o 30 minutos adicionales que, no solo evitar√≠an da√Īos cerebrales por falta de ox√≠geno, tambi√©n podr√≠an salvarles la vida.

Partículas de grasa y oxígeno

Las partículas desarrolladas están compuestas por oxígeno encapsulado en una capa de lípidos, en este caso grasas. Son diminutas: entre dos y cuatro micras (solo visibles con microscopio), y van suspendidas en una solución líquida que puede ser fácilmente transportada e inyectada por personal sanitario. Este "líquido de la vida" contiene de tres a cuatro veces más oxígeno que los glóbulos rojos en la sangre.

Advertisement

Investigaciones similares fracasaron en el pasado porque el compuesto producía embolias en lugar de oxigenar el organismo. El doctor Kheir asegura que han solucionado ese problema al crear micro-partículas deformables en lugar de burbujas.

La idea de embarcarse en esta investigaci√≥n le¬†surgi√≥ Kheir a ra√≠z de tratar a una paciente en el 2006, una ni√Īa aquejada de neumon√≠a que produjo una hemorragia pulmonar. Sufri√≥ graves da√Īos cerebrales que le ocasionaron la muerte antes de que el equipo m√©dico pudiera hacer nada por evitarlo.

Poco después, Kheir reunió a un grupo de ingenieros químicos, científicos de partículas y doctores para intentar crear un líquido oxigenado viable:

"Algunos de los experimentos más esperanzadores los vimos al comienzo. Nos extrajimos sangre cada uno, la mezclamos con las micro-partículas en una probeta y vimos inmediatamente, delante de nuestros ojos, que pasaba de color azul a rojo".

Advertisement

A√Īos despu√©s est√°n m√°s cerca de aplicar el descubrimiento a las personas. Si lo logran con √©xito, ser√° uno de los descubrimientos de las √ļltimas d√©cadas. Vivir sin respirar, esa imagen tan recurrente de la ciencia-ficci√≥n, quiz√°s se convierta, por fin, en realidad. Y por una buena causa.¬†[ScienceDaily]

Foto: Filip Fluxa/Shutterstock