Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cinco cosas que me hubiera gustado saber antes de comprar un DJI Mavic Mini

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Raul Marrero (Gizmodo)

No es fácil comprar un Mavic Mini de un día para otro. El dron más ligero de DJI suele estar agotado en tiendas. Compré el paquete básico estas navidades y me dijeron que el envío tardaría de dos a tres semanas. Para amenizar la espera, me puse a ver reviews en YouTube. Al tercer vídeo, me di cuenta de que había cometido mi primer error con el dron: comprar el pack más barato.

Advertisement

1. El pack más caro es en realidad el más conveniente

Al igual que otros drones de DJI, el Mavic Mini está disponible en dos paquetes de distinto precio. El paquete básico incluye el control remoto (el dron no se puede controlar directamente desde el teléfono), una batería, seis tornillos de recambio y un único juego de hélices de repuesto.

Advertisement

El paquete Vuela Más o Fly More Combo añade dos baterías, una base de carga, un maletín de transporte, un cargador de 18 vatios, 13 tornillos adicionales, protectores de hélices y un juego extra de hélices.

La diferencia entre los dos es de 100 euros, pero solo por las baterías ya vale la pena el más caro. Al ser tan ligero, el Mavic Mini puede volar hasta 30 minutos con una sola carga, pero si hay viento y la velocidad de vuelo aumenta, la autonomía no pasa de los 20 minutos. El paquete Vuela Más multiplica esa autonomía por tres alcanzar la hora completa de vuelo.

Advertisement

Para más inri, no existen imitaciones baratas de las baterías inteligentes de DJI, así que, si acabas necesitando baterías adicionales, acabarás desembolsando los 100 euros de diferencia... o más. Por no hablar de las ventajas del cargador de 18 vatios (que es mucho más rápido que cargar las baterías con el dron) y la base de carga incluida en el paquete Vuela Más, que puede recargar las tres baterías en orden y es bidireccional (lo que permite cargar el teléfono en una emergencia).

Las hélices de recambio, los protectores de hélices, el maletín, etc. son un añadido interesante, pero puedes conseguir alternativas en Aliexpress, dado el caso. Lo que querrás tener a la larga son las dos baterías y el cargador.

Advertisement

2. Los 249 gramos tienen menos ventajas de las que crees

El DJI Mavic Mini pesa 249 gramos por una razón: muchos países colocan en 250 gramos el límite desde el que aplican algunas normas de vuelo. En México y Estados Unidos, tienes que registrar tu dron siempre que el peso máximo de despegue (MTOW) supere los 250 gramos. En España y Colombia, no puedes volar sobre edificios ni aglomeraciones si el MTOW es mayor a 250 gramos. En Argentina, el límite es de 500 gramos. En Chile, de 750.

Advertisement

Sin embargo, los 249 gramos del Mavic Mini no te otorgan inmunidad diplomática, ni mucho menos. La mayoría de normas de aviación siguen aplicando cuando usas el dron más pequeño de DJI. En España, que es el caso que mejor conozco, la única ventaja legal del Mavic Mini con respecto a los drones de más de 250 gramos es que puede volar sobre personas y edificios, pero a una altura máxima de 20 metros y siempre que no existan otras restricciones, como que haya un aeropuerto a menos de ocho kilómetros.

Para todo lo demás, y a efectos legales, el Mavic Mini conlleva las mismas responsabilidades que un dron recreativo de menos de 2 kg. Por lo tanto: no puede superar los 120 metros de altura sobre el terreno o sobre el obstáculo más alto en un radio de 150 metros; no puede volar a más de 50 metros por la noche o en condiciones meteorológicas que afecten a la visibilidad; y debe llevar adherida una placas ignífuga identificativa con tu nombre, teléfono o email, entre otros datos. Estas placas cuestan más de 10 euros y se venden en pares, puesto que una debe ir pegada al dron y otra al control remoto.

Advertisement

Otro punto importante a tener en cuenta es que el dron solo pesa 249 gramos si no lleva nada encima. Con los protectores de hélices o una placa ignífuga de más de un gramo, superará el cuarto de kilo y por lo tanto no podrá volar sobre aglomeraciones. En Japón venden un modelo con baterías más pequeñas que reducen el peso de despegue a menos de 250 gramos, incluso con los protectores de hélices puestos, pero el modelo que venden fuera de Japón supera ese límite.

3. Lo más probable es que no puedas volar en tu ciudad

Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: ENAIRE
Advertisement

Como digo, la única ventaja legal del Mavic Mini en países como España es que puede volar en ciudad, pero lo más probable es que no pueda volar en tu ciudad.

El gestor de la navegación aérea española, ENAIRE, tiene una web descorazonadora que dibuja sobre un mapa las zonas en las que los drones no tienen permitido el vuelo. No hay ciudades grandes o medianas en las que volar sea completamente legal: siempre hay un aeropuerto, un helipuerto, un aeródromo, un estadio de fútbol o una base militar cercana que lo impide. De hecho, cuando el espacio aéreo está protegido, la aplicación de DJI no te permite despegar (a menos que te registres con tu nombre completo).

Advertisement

Tampoco es legal volar en zonas verdes, ya sea porque son espacios naturales protegidos o por la conservación de las aves y otros animales, incluso marinos. Lo que queda a los usuarios es volar en pueblos o en mitad del campo.

4. El seguro debería ser obligatorio para insensatos como yo

La segunda vez que volé el Mavic Mini, lo estrellé contra un olivo. Uno de los lados del dron quedó arañado, pero una pareja de hélices se llevó la peor parte, lo que desequilibró ligeramente el dron. Fue en ese momento cuando me di cuenta de que debería haber contratado el seguro de accidentes de DJI.

Advertisement

El seguro cuesta 39 euros e incluye dos sustituciones con cobertura integral. Te dan un dron nuevo aunque el original esté pasado por agua. Y créeme: puede pasar. El control remoto del Mavic Mini funciona por Wi-Fi, por lo que en lugares saturados de redes puede sufrir interferencias. Lo habitual en esos casos es que el dron vuelva a conectarse pasados unos segundos o regrese al punto de origen, pero si el GPS también falla, todo puede salir mal. En una ocasión, mi Mavic Mini se alejó tanto de mí que se posó sobre el mar. Cuando por fin volvió a conectarse al control remoto, pude traerlo manualmente hasta mí para salvarlo.

El seguro de DJI se puede contratar hasta 48 horas después de la compra del dron. Vale mucho la pena si pretendes volar entre objetos o edificios (así es como se consiguen las mejores tomas) o si tienes pensado probar el modo de vuelo deportivo (que no limita la velocidad). Ten en cuenta que el Mavic Mini no es capaz de evitar automáticamente los obstáculos, como otros drones: solo tiene un sensor que apunta hacia abajo y no es útil contra paredes y árboles.

Advertisement

5. Deberías establecer una altura mínima para el regreso a casa 

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Raul Marrero (Gizmodo)
Advertisement

Al igual que otros drones de DJI, el Mavic Mini registra el lugar en el que ha despegado y regresa automáticamente a él si pierde la conexión con el control remoto o alcanza un nivel de batería demasiado bajo. Este punto de origen se puede actualizar manualmente durante el vuelo, pero hay una opción más importante: la de establecer una altura mínima para el vuelo de regreso.

Si hay árboles, edificios o postes de la luz a tu alrededor, vas a querer que el dron vuele más alto que esos obstáculos cuando regrese al punto de origen. Como digo, el Mavic Mini no tiene sensores a los lados, por lo que podría estrellarse a velocidad de crucero, perder las hélices y caer en picado. Hay ajustes de todo tipo en la aplicación, y el de la altura de regreso es uno de ellos.

Advertisement

Otra cosa que querrás tener en cuenta es el terreno en el que va a aterrizar el Mavic Mini. Es un dispositivo increíblemente pequeño, pero levanta polvo y arena como cualquier otro dron. Para evitar dañar las hélices y los componentes internos, no aterrices sobre polvo o arena —tampoco sobre césped— sin usar una pista de aterrizaje plegable. Estos accesorios tienen una doble funcionalidad: además de proteger el dron, vienen en colores de gran contraste con la naturaleza que facilitan el aterrizaje del dron gracias a los sensores de su base. Es una pequeña inversión que puede ampliar la vida útil de tu Mavic Mini.


El Mavic Mini es uno de los dispositivos más divertidos y sorprendentes que he tenido. Solo DJI puede hacer un dron tan compacto y ligero capaz de grabar vídeo con una estabilidad cinematográfica. Incluso en duras condiciones de viento. Claro que hay ciertas cosas que es mejor saber antes de comprar uno.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter