Seguramente, la gran mayoría de los conductores piensan que ajustan bien los espejos de sus vehículos, de hecho, es muy posible que así se lo indicaran cuando estaban sacándose la licencia para conducir. Sin embargo, esto no evita los puntos ciegos críticos, y eso es porque hay una manera más efectiva de ajustarlos.

Es posible que muchos conozcan esta informaci√≥n, otros quiz√°s no. C√≥mo vemos en la secuencia donde se explica, se trata de una f√≥rmula que anunciaron hace ya muchos a√Īos desde la Sociedad de Ingenieros de Automoci√≥n (SAE).

Si bien desde hace algo más de una década los fabricantes de autos ofrecen sistemas de detección de puntos ciegos para los espejos laterales de sus vehículos, sistemas que emplean cámaras o radares para escanear los carriles adyacentes en busca de vehículos que pueden haber desaparecido de la vista, muchos conductores siguen fiándose de su ajuste manual, o bien no disponen de un vehículo nuevo.

Por esa raz√≥n, en el a√Īo 1995 la SAE public√≥ un art√≠culo donde sugiere c√≥mo se pueden ajustar los espejos exteriores para eliminar los malditos puntos ciegos. El documento aboga por ajustar los espejos tan hacia afuera que el √°ngulo de visi√≥n de los espejos laterales se superponga al del espejo retrovisor de la cabina.

Advertisement

Por supuesto, esto puede desorientar al principio a los conductores acostumbrados a ver los flancos de su propio automóvil en los espejos laterales, pero como vemos en el vídeo, cuando se colocan correctamente los espejos niegan cualquier punto ciego de un automóvil. También evita la necesidad de mirar por encima del hombro para cambiar de carril de manera segura, así como la necesidad de tener un sistema de advertencia de puntos ciegos.

Por tanto, el √ļnico problema es acostumbrarse a las posiciones de espejo recomendadas por la SAE. El espejo retrovisor de la cabina se utiliza para vigilar lo que viene por detr√°s, mientras que los espejos exteriores reflejan el √°rea total exterior de la vista del espejo retrovisor interior. [Stan Cravens]