Imagen: Getty

Cada vez que un vuelo despega a tiempo, parece un pequeño milagro. A pesar de los horarios establecidos por las aerolíneas, hay demasiadas cosas en contra para llegar a tu destino a tiempo. En primer lugar, está el clima: o hace demasiado calor, o demasiado frío, o demasiado viento, o mucha lluvia o mucha niebla.

Luego están los problemas mecánicos con los que lidiar (recientemente tuve un vuelo retrasado durante una hora y media debido a que el cinturón de seguridad del copiloto no hacía clic). Y a veces ni siquiera es culpa de la aerolínea, sino más bien un pasajero ingobernable -como el hombre en uno de mis vuelos que, al enterarse de que tanto el piloto como el copiloto eran mujeres- exigió que lo bajaran del avión porque se sentía inseguro.

Como viajera frecuente, en esta etapa, solo asumo que todos los vuelos se retrasarán, de esa manera, si realmente despega a tiempo, parece una bonificación. Por supuesto, los retrasos en los vuelos son molestos. A nadie le gusta pasar el rato en el aeropuerto, así que uso ese tiempo extra para hacer cosas que normalmente pospongo. Es perfecto si lo piensas: no quieres estar en el aeropuerto, pero no tienes otra opción; y no quieres hacer esas tareas, pero no tienes otra opción. Ergo, deberías usar la demora de tu vuelo para eliminar algunos elementos en tu lista de tareas porque literalmente no tienes nada mejor que hacer.

A continuación, te mostramos cómo aprovechar al máximo el retraso de tu vuelo.

Planea por adelantado

Imagen: Flickr

Advertisement

Sí, sé que suena muy raro, pero cuando te estás preparando para tu viaje imprimiendo los tickets, recogiendo pasaportes y transfiriendo líquidos en plásticos diminutos, trabaja bajo la suposición de que tu vuelo será cancelado, y propón algunas tareas que puedes hacer en el aeropuerto.

Piensa en lo que has estado posponiendo y asegúrate de tener lo que necesitas. Por ejemplo, si necesita llamar a la compañía de Internet por una factura, o si necesitas tu número de cuenta para cualquier otra gestión, o quizás necesitas tomar una foto de tu factura para tener toda la información que necesitas a mano en tu teléfono.

Advertisement

¿Hay algún libro que hayas querido leer pero que no hayas tenido tiempo? Los retrasos en los vuelos son la oportunidad perfecta. Si eres un profesor que necesita calificar trabajos, coloca las tareas en tu equipaje de mano o pásalas si puedes a PDFs para que estén en tu ordenador (si todavía no tiene las versiones electrónicas).

Ponte a trabajar

Imagen: Flickr

Advertisement

Tan pronto como descubras que tu vuelo se ha retrasado, echa un vistazo a la sala del aeropuerto y reclama tu lugar. Idealmente, querrás un lugar con una silla y una salida. Si estás planeando trabajar en un portátil, intenta encontrar una zona de trabajo que funcione como escritorio de pie o con banquetas altas, lo que minimiza las posibilidades de tener a un niño pequeño y ruidoso a tu lado.

Una vez que te instales, ponte a trabajar. Puede que no llegues al codiciado “cero” en la bandeja del correo, pero definitivamente puedes responder a algunos correos pendientes que has estado ignorando. Generalmente, esto es lo primero que hago porque, en realidad, nunca hay un momento en el que no tengo un retraso y me siento bien despejando los mensajes no leídos, uno por uno.

Advertisement

Si el aeropuerto no tiene Wi-Fi gratis o si no tienes tu ordenador a mano, hay mucho que puedes hacer en tu teléfono. Además de llamar a compañías de tarjetas de crédito, cable, Internet y eléctricas, también puedes concertar una cita con un dentista o consultar el saldo de X tarjetas que recibiste por tu cumpleaños y no puedes recordar si ya la has usado.

Los retrasos en los vuelos también son el momento perfecto para hacer llamadas telefónicas a amigos o familiares que nunca se ajustan a tu horario. No solo tienes el tiempo, sino que también tienes la excusa perfecta para colgar el teléfono: “¡Oh! Tengo que irme, acaban de anunciar que mi vuelo está a punto de embarcar”. (Incluso si ese no es el caso, habrá tantos anuncios en general que la persona que habla por teléfono no notará la diferencia).

Advertisement

A tener en cuenta

Si tienes la suerte de estar en un aeropuerto con Wi-Fi gratis, asegúrate de llevar a cabo un mínimo de seguridad como lo harías en cualquier otra situación con Wi-Fi pública. Esto significa hacer cosas como revisar carteles en el aeropuerto anunciando el Wi-Fi gratuito para asegurarte de que estás usando su red oficial y no una trampa con fines desconocidos, y sobre todo, evita acceder tu banco online. Definitivamente, no deseas comenzar tu viaje con un vuelo retrasado y una llamada diciendo que han detectado alguna actividad sospechosa en tu tarjeta de crédito.