En el año 1951 se estrena la película Royal Wedding, con el mítico Fred Astaire. Una escena del film quedaría grabada en la retina de los cinéfilos para siempre cuando el actor comienza a caminar por las paredes del cuarto donde se encuentra. Este es el truco que el cine ha repetido infinidad de veces.

Con el tiempo, han sido muchas las pelĂ­culas que guardan alguna escena memorable donde el uso de este efecto visual ha dejado al pĂșblico con la boca abierta. La memorable 2001 de Kubrick es una de ellas, y posiblemente por su cercanĂ­a en el tiempo, Inception sea otra, aunque en este Ășltimo caso los efectos especiales tambiĂ©n tienen una cuota muy importante en el resultado final.

Como explica el famoso youtuber Captain Disillusion, en realidad hay varias formas de lograr dicho efecto visual. Para conseguir el primero y mĂĄs conocido, el utilizado en la mayorĂ­a de las pelĂ­culas de Hollywood como las antes mencionadas, lo Ășnico que se necesita es mucho dinero.

Advertisement

Con ello podemos construir un cuarto a medida capaz de rotar junto con las cĂĄmaras. Tan sencillo (y extremadamente caro) como eso. Un trabajo muy costoso. Por ejemplo, en la mĂ­tica escena de 2001 con el astronauta Bowman haciendo ejercicio se construyo una rueda que costĂł 750 mil dĂłlares.

No era una rueda normal, era una rueda del tamaño de una casa diseñada para girar a una velocidad de 5 km/h. Esto permitĂ­a crear una sensaciĂłn de gravedad ”artificial” cuando el actor corrĂ­a por el interior como si fuera un hĂĄmster mientras la cĂĄmara y su operador rotaban alrededor de Ă©l.

Si de lo que se trata es de elevarse y caminar por muros y paredes mås altos que los de una habitación, la mayoría de producciones acceden a conjuntos de arnés y cuerdas especiales, quizås no tan sofisticado como la opción anterior, pero con un resultado igual de efectivo.

Advertisement

Para ello, en la producciĂłn se estudia y practica a modo de danza, ya que tiene que existir una conjunciĂłn perfecta entre actor y equipo encargado de tirar en el momento perfecto, de forma que la fĂ­sica fluya real y no ficticia.

De hecho, pelĂ­culas como Spiderman o Matrix han utilizado este Ășltimo truco para muchas de sus escenas. [Captain Disillusion]