Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cómo es por dentro el búnker de la Casa Blanca donde se escondió Trump

Policía frente a la Casa Blanca el 31 de mayo de 2020 durante las protestas en Washington D.C.
Policía frente a la Casa Blanca el 31 de mayo de 2020 durante las protestas en Washington D.C.
Foto: Getty Images

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se escondió en un búnker subterráneo bajo la Casa Blanca cuando cientos de manifestantes se manifestaron contra la brutalidad policial en Washington D.C. Las manifestaciones comenzaron en Minneapolis después de que un policía blanco matara a George Floyd, un hombre negro de 46 años que había sido esposado en el suelo. No hay fotos de Trump en el búnker el viernes, pero hay fotos antiguas de la que probablemente fuera la última vez que se usó: el 11 de septiembre de 2001.

Advertisement

El búnker de la Casa Blanca, oficialmente conocido como Centro Presidencial de Operaciones de Emergencia, fue construido a principios de la década de 1940 durante la Segunda Guerra Mundial bajo la presidencia de Franklin Delano Roosevelt. El presidente Harry Truman, que siguió a Roosevelt, remodeló la Casa Blanca en 1948 y amplió el búnker subterráneo mientras estaba allí.

El búnker fue utilizado por el personal de la Casa Blanca después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, y no hay indicios de que se haya utilizado en los 19 años posteriores. Hasta donde sabemos, el presidente Barack Obama nunca usó el búnker a pesar de las protestas generalizadas en Washington D.C. durante su mandato organizadas por el Tea Party. Sin embargo, se especula que el búnker recibió una remodelación en algún momento entre 2010 y 2012, cuando se gastaron $375 millones en mejorar algo de la Casa Blanca.

Advertisement
Centro Presidencial de Operaciones de Emergencia el 11 de septiembre de 2001
Centro Presidencial de Operaciones de Emergencia el 11 de septiembre de 2001
Foto: Archivo Nacional de Estados Unidos

El Archivo Nacional de Estados Unidos publicó fotos del búnker en 2015 y 2016 que nos dan una idea de cómo era la instalación subterránea cuando el personal de la Casa Blanca se ocultó allí tras los ataques del 11 de septiembre que destruyeron el World Trade Center de Nueva York y dañaron el Pentágono en Washington D.C.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Archivo Nacional de Estados Unidos

El búnker está ubicado bajo el ala este de la Casa Blanca. Fue donde el personal de alto rango de la Casa Blanca pasó el 11 de septiembre. El presidente George W. Bush estaba en Florida en el momento del ataque terrorista, pero miembros de su administración, como la asesora de seguridad nacional Condoleezza Rice y el vicepresidente Dick Cheney, salen en las fotos.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Archivo Nacional de Estados Unidos

Según el libro de 2008 Test by Fire: The War Presidency of George W. Bush de Robert Swansbrough, los agentes del Servicio Secreto “literalmente levantaron y cargaron” a Cheney hasta el búnker después de que se hiciera evidente que los ataques al World Trade Center de Nueva York no habían sido un accidente. El temor era que otro avión se dirigiera a estrellarse contra la Casa Blanca.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Archivo Nacional de Estados Unidos

Hay un protocolo para que los miembros de la familia inmediata al presidente sea llevada al búnker bajo la protección del Servicio Secreto, como pasó con la primera dama Laura Bush el 11 de septiembre, a pesar de que su esposo estaba fuera de la ciudad. Laura describió cómo fue entrar al búnker en sus memorias, que publicó en 2010:

Me condujeron deprisa escaleras abajo a través de un par de grandes puertas de acero que se cerraron detrás de mí con un fuerte silbido, formando un sello hermético. De repente estaba en un pasillo subterráneo sin terminar bajo la Casa Blanca en dirección al PEOC, el Centro Presidencial de Operaciones de Emergencia, construido para el presidente Franklin Roosevelt durante la Segunda Guerra Mundial. Caminamos por viejos pisos de baldosas con tuberías colgando del techo y todo tipo de equipos mecánicos. El PEOC está diseñado para ser un centro de comando durante emergencias, con televisores, teléfonos e instalaciones de comunicaciones.

Me condujeron a la sala de conferencias adyacente al centro neurálgico del PEOC. Es una habitación pequeña con una mesa grande. La asesora de seguridad nacional Condi Rice, el consejero del presidente Karen Hughes, el subjefe de personal Josh Bolten, y Dick y Lynne Cheney ya estaban allí, donde habían estado desde la mañana. Lynne se acercó y me abrazó. Sus agentes la habían llevado a la Casa Blanca justo después del primer ataque. Luego dijo en voz baja en mi oído: “El avión que golpeó el Pentágono rodeó primero la Casa Blanca”.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Archivo Nacional de Estados Unidos

El Servicio Secreto incluso quería que los Bush durmieran en el búnker subterráneo esa noche después de que el presidente llegara de Florida.

A las 7:10 de la tarde, George entró en el PEOC. Venía de hacer una videoconferencia segura desde la Base de la Fuerza Aérea Offutt en Nebraska con los directores de la CIA y el FBI, así como con la Junta de Jefes de Estado Mayor y el vicepresidente y su personal de seguridad nacional, dando instrucciones y recibiendo informes con la información más reciente. Insistió en regresar a casa, a pesar de las objeciones del Servicio Secreto. Nos abrazamos y hablamos un poco con los Cheneys. El Servicio Secreto sugirió que pasáramos la noche allí, bajo tierra. Nos mostraron la cama, una cama plegable que parecía haber sido instalada cuando FDR era presidente. George y yo la miramos y dijimos que no, y George agregó: “No vamos a dormir aquí abajo. Vamos a subir las escaleras y nos pueden traer si pasa algo. Dijo: “tengo que dormir en nuestra propia cama”. George se estaba preparando para hablar con la nación desde la Oficina Oval, para tranquilizar a todos y demostrar que el presidente estaba de regreso en Washington, listo para responder.

Advertisement

La primera dama Melania Trump y su hijo Barron probablemente también fueron llevados al búnker el viernes, según la CNN, que habló con dos fuentes familiarizadas con los movimientos de la Primera Familia durante el fin de semana. No está claro si alguno de los otros miembros del personal del presidente se unió a la familia para esconderse de los ciudadanos estadounidenses.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Archivo Nacional de Estados Unidos
Advertisement

Trump amenazó con designar a los “antifa” como una organización terrorista. Antifa, que significa antifascista, es un movimiento sin líderes de personas que se oponen al fascismo y es poco probable que Trump pueda designar legalmente a una organización doméstica como una amenaza terrorista. Pero la legalidad no ha detenido a Trump antes.

Es probable que no veamos fotos de Trump en el búnker hasta dentro de muchos años, si acaso llegamos a verlas. La administración de Trump ha destruido de manera sistemática los registros oficiales de la presidencia, de acuerdo con múltiples informes, y no se sabe cuántas fotos y documentos detrás de escena de esta época lleguemos a ver.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Archivo Nacional de Estados Unidos

El presidente no tiene planes de dirigirse a los ciudadanos tras las protestas en al menos 140 ciudades de Estados Unidos.

Advertisement

Share This Story

Get our newsletter