Maldito Fortnite. Seguro que tus hijos no dejan de jugar a ese juego y tú estarás ya harto. ¿Qué puedes hacer? Podrías unirte a uno de los muchos grupos de apoyo para padres, o hacer una parodia musical para desahogar tus frustraciones, o intentar esconder las consolas en el coche y esconder la llave (sí, esto está pasando de verdad).

O puedes jugar.

No bromeo. Igual también fuiste uno de los que miraron sorprendidos el reportaje del Wall Street Journal que describe cómo los padres ahora están contratando tutores de Fortnite, para sus hijos y también para ellos mismos. Pero no es una idea tan absurda jugar a los juegos que juegan tus hijos. Al hacerlo, no solo obtendrás una mejor comprensión de lo que está sucediendo en el cerebro de tus hijos cuando griten “¡Golden Scar!” a sus consolas, sino que también encontrarás la forma de conectar con ellos. Y al final, estarás más preparado para establecer límites que tengan sentido. Como dice AnyaKamenetz en The Art of Screen Time: “Disfruta de las pantallas. No demasiado. Preferiblemente juntos”.

¿Crees que estarás listo para la batalla? Aquí hay algunas cosas que debes saber.

¿Qué es Fortnite y qué le está haciendo a tus hijos?

Fortnite: Battle Royale ha sido descrito como una mezcla entre Minecraft y Los Juegos del Hambre. La misión principal es sobrevivir. Abandonado a tu suerte en una isla, tu trabajo es acabar con el resto de jugadores mientras tratas de sobrevivir. Tienes pistolas, hachas, granadas, trampas explosivas y materiales para construir refugios donde esconderte.

Advertisement

Es un juego de disparos, que (justificadamente) preocupa a muchos padres, aunque la estética sea de dibujo animado. No hay sangre ni escenas cruentas, pero lo que sí hay es bailes de victoria. (Nota: Common Sense Media califica a Fortnite como un juego para más de 13 años, mientras que los padres que comentan al respecto en la página lo consideran para niños de más de 11 años).

Para madres y padres: es importante entender algo de la psicología que existe detrás del juego para entender lo fácil que es engancharte a él. El investigador Andrew James Reid lo analizó utilizando la herramienta Mechanics, Dynamics and Aesthetics (MDA) y señala lo que lo convierte en “una experiencia de juego superlativa” (Las historias centradas en el jugador, la curva de aprendizaje constante y una comunidad muy fiel son algunos de sus componentes principales).

Advertisement

El hecho de que los niños estén tan enganchados con Fortnite no es necesariamente algo terrible. Laura Jean Baker, de Scary Mommy, elogió al juego y escribió que podía ver claramente cómo fomenta la colaboración. “Un miembro del equipo de mi hijo Leo le dio un Sorbete, salvándolo de la muerte en el juego. Juntos juntaron recursos para construir puentes, rampas, muros y fuertes que servían como refugios”. Una maestra de quinto grado en Maryland dijo a Vice que cuando uno de sus tímidos estudiantes dominó el juego, se convirtió en “una guía con patas sobre estrategia”para sus compañeros de clase. Ese nuevo rol le dio confianza al niño, lo que le llevó a levantar la mano más en clase. Y algunos padres dicen que sus hijos están aprendiendo a comunicarse en otros idiomas jugando el juego con personas de todo el mundo. Como efecto secundario no está mal.

Es posible que tus hijos desarrollen una relación positiva con el juego, pero tú como padre necesitas mostrarles cómo, y cuánto deben de jugar. Y para eso a lo mejor es necesario saltar a la isla con ellos.

How to Get Started

Hablé con Joseph Armienti, un tutor de Fortnite que trabaja para Varsity Tutors. (Un portavoz de la compañía me dice que reciben más de 75 consultas por hora sobre las tutorías de Fortnite). Estos son algunos de los mejores consejos que les da a quienes recién están comenzando.

Advertisement

  • Practica cerca de Pisos Picados. “Es casi la parte más llena de acción del mapa”, dice.
  • Intenta colocarte siempre en terreno elevado. “Si estás por encima de tu objetivo, estarás más seguro”.
  • Aprende a construir una rampa rápida. “Se trata de una rampa que va hacia adelante y hacia arriba. Úsalo para llegar a un terreno más alto o crearlo si no lo hay”.
  • Si juegas en equipo, mantente cerca de tus compañeros. “Así si necesitas revivir a alguien, estarás cerca, o si necesitas protegerlos, estarás ahí”.
  • Siempre mantente pendiente de las llamas.

Advertisement

Cómo conectar con tus hijos a través del juego

Investigadores de la Universidad Estatal de Arizona dicen que los videojuegos brindan oportunidades a los padres para aplicar “ciertas enseñanzas” que se pueden utilizar en la vida cotidiana. Los juegos pueden enseñar lecciones sobre planificación, perseverancia, pensamiento crítico o cómo tomar decisiones inteligentes sobre la marcha.

Después de jugar Fortnite con tus hijos, puedes hablarles sobre cómo tener buen perder (porque en este juego, perderán), cómo es importante prepararse para emergencias, y lo que todos sus enemigos en el juego podrían simbolizar en el mundo real.

Advertisement

El escritor de Forbes, Jordan Shapiro, un defensor de las familias que juegan a videojuegos juntos, contó la conversación que tuvo con sus hijos después de jugar a Halo: Combat Evolved.

Más tarde, los tres discutimos por qué estaba bien disparar a los alienígenas ficticios, pero no a las personas. Pensamos en lo que los extraterrestres podrían representar en la vida de un niño: ansiedad, frustración, ira... Les pregunté qué es lo que, en su propia experiencia, aparece como un monstruo: incontrolable, aterrador, abrumador. Les ayudé a ver cómo podríamos convertir la narrativa del juego en una lección sobre inteligencia emocional.

También puedes ver el juego como una actividad para intimar con ellos, y así tú y tus hijos podéis tratar de encontrar formas con las que mejorar las estrategias juntos. Para las familias que quieren mejorar sus destreza, Armienti recomienda ver a Ninja, es decir, Tyler “Ninja” Blevins (Twitch and YouTube), un streamer profesional de Fortnite que mantiene la mayoría de su contenido apto para todas las edades.

Cuando juegas al juego te haces una mejor idea de cuáles deberían ser los límites “sanos” para tu familia. Por ejemplo, es posible que veas cómo tu hijo comienza a perder los estribos cuando las cosas no van bien, y ahí sabrás que debería tomarse un descanso. Otros límites (juegues tú o no) pueden ser permitir una hora de juego una vez que se termine la cena y la tarea, y asegurarte de que tus hijos están saliendo al aire libre al menos el mismo tiempo que se pasan jugando dentro. Armienti dice que está viendo que los padres usan Fortnite para incentivar a sus hijos: en vez de darles la paga por cumplir con las tareas de casa, les ofrecen V-Bucks, la moneda del juego que cuesta dinero real. Si sacan la basura durante una semana, por ejemplo, pueden comprar máscaras actualizadas o trajes personalizados para sus avatares.

Advertisement

“Si puedes encontrar una manera de motivar a tus hijos y esa forma de motivación es a través de los videojuegos, diría que está bien”, dice Armienti.

¿Y qué pasa si te ves demasiado enganchado?

Tómate un descanso. Sal afuera. Recuerda que es solo un juego.