Imagen: Pixabay

En el a√Īo 1987 comenz√≥ a correrse un rumor en Estados Unidos que dec√≠a m√°s o menos as√≠: ‚ÄúTras un largo d√≠a de trabajo, no hay nada mejor que sentarse en un bar y disfrutar de una agradable y espumosa botella de l√≠quido amarillo previamente almacenada en un cuerpo humano‚ÄĚ. Esa botella era una Corona.

Para aquellos que no la conozcan, Corona es una ‚Äúlarger‚ÄĚ suave, una cerveza que naci√≥ en 1925 con el Grupo Modelo S.A. fundada en M√©xico por Pablo Diez Fern√°ndez. Esta ‚Äúrubia‚ÄĚ se convirti√≥ en una marca nacional, y la cervecer√≠a pas√≥ a adquirir con el tiempo cervezas regionales como Pacifico, Victoria y Le√≥n.

Advertisement

A finales de la d√©cada de 1970, la compa√Ī√≠a decidi√≥ dar el salto a Estados Unidos. Para el a√Īo 1986, Corona ocupaba nada menos que el segundo puesto en el ranking de cervezas importadas del pa√≠s (la primera era Heineken). Aunque la cerveza solo hab√≠a llegado a Estados Unidos en 1979, su aumento hab√≠a sido casi inmediato. Su atractivo como la cerveza del ‚Äúsurfista de California‚ÄĚ o del tipo de ‚Äúvida en la playa‚ÄĚ la convirti√≥ r√°pidamente en una de las dos grandes favoritas.

Imagen: Wikimedia Commons

Parec√≠a que nada podr√≠a detener a Corona Extra pero, inesperadamente, un a√Īo despu√©s las tiendas comenzaron a negarse a venderla, las ventas se desplomaron, y los consumidores estadounidenses de repente parecieron haberse vuelto en contra de la popular cerveza. ¬ŅQu√© demonios hab√≠a ocurrido? El maldito rumor que se extendi√≥ como la p√≥lvora que aseguraba que la orina era uno de sus componentes.

Advertisement

Supuestamente, los distribuidores rivales de cerveza habían dejado caer que los trabajadores mexicanos usaban contenedores de cerveza destinados a ser exportados a los Estados Unidos como urinarios. Supuestamente también, esta era la forma en que los trabajadores se vengaron de sus vecinos del norte y sus rivales más feroces. O algo así decía la leyenda.

Durante un tiempo, esta mentira bastante obvia se crey√≥ entre los grandes bebedores de cerveza. En algunas ciudades, las ventas disminuyeron hasta casi un 80% y las tiendas de todo el pa√≠s comenzaron a devolver los env√≠os. Aunque no todo el mundo crey√≥ el rumor, un n√ļmero suficiente de personas entraron en p√°nico y hablaron en contra de la empresa, tanto, que su imagen de marca y las ventas comenzaron a afectar seriamente.

Imagen: Wikimedia Commons

Advertisement

Fue tal la situaci√≥n de crisis, que la compa√Ī√≠a que import√≥ Corona a casi todo Estados Unidos decidi√≥ investigar el asunto para ver de qu√© manera pod√≠an rescatar la reputaci√≥n de la marca. Tras varias semanas de investigaci√≥n rastreando el origen del rumor, la distribuidora encontr√≥ a Luce & Son, Inc., el distribuidor de Heineken con sede en Nevada, quienes presumiblemente buscaban reducir la creciente ascensi√≥n en el mercado de Estados Unidos de Corona.

A Luce & Son le cay√≥ una demanda por da√Īos y perjuicios, y finalmente se lleg√≥ a un acuerdo por el que acordaron emitir una declaraci√≥n p√ļblica sorprendente que quedar√° para siempre en los anales de la historia del marketing; negaban la veracidad de las acusaciones, es decir, que Corona no se distribu√≠a con pis de sus trabajadores.

Imagen: pexels

Advertisement

Sin embargo, el da√Īo fue mucho m√°s grande de lo que cab√≠a esperar. La calumnia se extendi√≥ por toda la naci√≥n. Corona bombarde√≥ a la prensa con comunicados sobre el enga√Īo y se gast√≥ m√°s de 500.000 d√≥lares en todo tipo de programas de televisi√≥n y peri√≥dicos para recuperar la imagen.

Hoy lo ha conseguido y con creces. Corona ha reconstruido totalmente su cuota de mercado y a finales de los 90 ya era en Estados Unidos la cerveza de importación más vendida.

En cuanto a c√≥mo pudo calar semejante idea en el imaginario colectivo, el caso desenmascar√≥ un momento y una √©poca gris en Estados Unidos: los temores xen√≥fobos sobre cualquier cosa que proven√≠a de M√©xico. En realidad, el rumor se hab√≠a nutrido y amplificado gracias a esos estereotipos racistas contra la cultura hispana. A Corona le tom√≥ a√Īos disipar una mentira que, posiblemente, se vio reforzada por el dise√Īo de su botella y la forma en que el vidrio transparente muestra el color amarillo de la cerveza. [RealClear, Snopes]