Image: Pixabay

La mayoría tenemos un microondas en casa, y probablemente nunca le hemos dado demasiada importancia al momento en que alguien lo inventó. Hoy vamos a saber quién y cómo llegó a desarrollar uno de los inventos más utilizados por la sociedad moderna. Como tantas veces, todo empezó con la guerra.

A√Īo 1941, Percy LeBaron Spencer, natural de Maine, era un ingeniero autodidacta que nunca hab√≠a terminado la escuela. Seg√ļn podemos leer en un estupendo art√≠culo¬†de Popular Mechanics, la historia de Spencer fue fascinante. De familia pobre, Percy creci√≥ con muy poca educaci√≥n formal, pero eso no fue un obst√°culo para que desde muy peque√Īo sintiera que la mec√°nica de las cosas y la b√ļsqueda de soluciones estaban en su ADN.

Advertisement

Esa curiosidad natural, el ingeniero que llevaba dentro, le llev√≥ hasta muchas de las f√°bricas que poblaban su estado. A los 12 a√Īos consigui√≥ un trabajo en una f√°brica de bobinas. A los 14 a√Īos, Spencer pas√≥ a instalar electricidad en una f√°brica de papel. Unos a√Īos m√°s tarde se sinti√≥ inspirado por las acciones heroicas de los operadores de radio del Titanic: se uni√≥ a la Marina y aprendi√≥ sobre las nuevas tecnolog√≠as.

Tras la Primera Guerra Mundial, el chico consiguió empleo en una empresa que estaba dando sus primeros pasos: American Appliance Company (cofundada por uno de los organizadores del Proyecto Manhattan).

Image: Demostración de Westinghouse para cocinar sándwiches con un transmisor de radio de onda corta de 60 MHz en la Feria Mundial de Chicago de 1933 (Wikimedia Commons)

Advertisement

Para 1925, la compa√Ī√≠a cambi√≥ su nombre a Raytheon Manufacturing Company, y hoy todav√≠a fabrican misiles, sistemas de entrenamiento militar y productos de guerra electr√≥nica. En muy poco tiempo, Spencer, el ingeniero autodidacta, se hab√≠a convertido en uno de los m√°s valiosos para la compa√Ī√≠a.

Llegados a la Segunda Guerra Mundial, Raytheon estaba trabajando en mejorar la tecnolog√≠a de radar para las fuerzas aliadas, y all√≠ estaba Spencer solucionando todo tipo de problemas para la compa√Ī√≠a. Por ejemplo, ayudando a desarrollar fusibles de proximidad o detonadores que permit√≠an disparar proyectiles de artiller√≠a para que explotaran en medio del aire antes de golpear su objetivo.

Image: Magnetrón (Wikimedia Commons)

Advertisement

Es más, Spencer logró varias patentes mientras trabajaba en formas más eficientes y efectivas de producir en masa magnetrones de radar. Cuando hablamos de un magnetrón de radar nos referimos a una especie de silbato eléctrico que, en lugar de crear un sonido vibrante, crea ondas electromagnéticas vibrantes.

En 1941, Specer ideó una forma más eficiente de fabricarlos. Su innovación permitió que la producción aumentara de 17 por día a más de 2.500 por día.

El microondas

Image: Wikimedia Commons

Advertisement

Aunque la leyenda suele contar que fue con otro producto, Popular Mechanics se puso en contacto con el nieto del inventor, George ‚ÄúRod‚ÄĚ Spencer Jr, y con un historiador de la empresa, Chet Michalak, para averiguar la verdad del origen del microondas.

Al parecer, Spencer estaba tratando de mejorar el nivel de potencia de los tubos de magnetrón que se utilizarían en los conjuntos de radar. Un día de 1946, el ingeniero estaba probando uno de sus magnetrones cuando se metió la mano en el bolsillo e hizo un descubrimiento sorprendente: la barra de mantequilla de cacahuetes que tenía se había derretido.

La leyenda dec√≠a que fue con una barra de chocolate, pero seg√ļn el nieto:

No fue as√≠. Amaba la naturaleza... especialmente a sus peque√Īas amigas las ardillas, por lo que siempre llevaba una barra de cacahuete en su bolsillo para romper y darles de comer durante el almuerzo.

Advertisement

Image: Wikimedia Commons

En realidad esta es una distinción importante al relato, ya que el chocolate se derrite a una temperatura mucho más baja, lo que significa que fundir una barra de cacahuate con microondas era mucho más notable.

Tras el cacahuete y a√ļn sorprendido por lo que hab√≠a ocurrido, Spencer realiz√≥ otra dos pruebas con el magnetr√≥n. Primero puso un huevo debajo del tubo. Momentos despu√©s explot√≥. Al d√≠a siguiente, Percy Spencer trajo unos granos de ma√≠z, los hizo estallar con su nuevo invento y comparti√≥ las palomitas de ma√≠z en la oficina.

Advertisement

El horno de microondas acababa de nacer.

Por cierto, y como curiosidad, Spencer nunca supo si el invento era seguro para cocinar. Para ello tuvo que pasar un tiempo hasta que se supo que las bajas dosis de radiación electromagnética emitida por los microondas generalmente se consideran seguras. En cualquier caso, en la década de 1940 esta información no estaba disponible.

Image: Un Raytheon RadaRange en 1961 (Wikimedia Commons)

Advertisement

Un a√Īo despu√©s de aquel descubrimiento por accidente, en 1947, sal√≠a al mercado el primer horno de microondas comercial. Se prob√≥ en un restaurante de Boston y m√°s tarde Raytheon introdujo el modelo Radarange 1161. Ten√≠a una altura de 1.7 metros, pesaba 340 kilos y costaba 5.000 d√≥lares.

Esta primera y monstruosa versi√≥n ten√≠a que ser conectada a una l√≠nea de agua porque el magnetr√≥n estaba refrigerado por agua. Al p√ļblico le tom√≥ algunos a√Īos hacerse a la idea, pero a medida que la tecnolog√≠a mejor√≥, los hornos de microondas crecieron en popularidad, particularmente en la industria alimentaria.

Los restaurantes podían mantener las recetas cocinadas en el refrigerador y calentarlas a fin de reducir los restos. Otros establecimientos de la industria alimentaria utilizaron microondas para tostar los granos de café o descongelar y precocinar la carne. 

Advertisement

En realidad, hubo que esperar hasta 1967, dos décadas después de su invención, para que el horno de microondas finalmente se pusiera en marcha en los hogares en la forma del compacto que conocemos hoy. [Popular Mechanics, Wikipedia]