Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Foto: Min An
Foto: Min An

Sujetar la mano de una persona enferma para tratar de aliviar su dolor es un instinto de todo ser humano, pero ¿Realmente puede ese contacto ayudar a sobrellevar un sufrimiento físico. Un equipo de neurólogos ha hecho un descubrimiento sorprendente al respecto.

La percepción del dolor no solo tiene que ver con factores biológicos o psicológicos. También intervienen factores sociales y emocionales. Diversos estudios avalan la idea de que el contacto físico no solo alivia el dolor. También reduce el estrés, la ansiedad y ayuda a bajar la presión sanguínea, pero hasta hora no se sabía muy bien como funciona ese mecanismo.

Advertisement

Un equipo de neurólogos del Laboratorio de Neurociencia Social y Afectiva la Universidad de Haifa ha llevado a cabo un experimento con 20 parejas voluntarias para tratar de determinar qué ocurre en el cerebro cuándo uno de los miembros de la pareja siente dolor y el otro le toma de la mano. Es la primera vez que se realiza el experimento escaneando las ondas cerebrales de ambas personas a la vez.

El experimento demostró que las ondas cerebrales en la frecuencia alfa-mu de las parejas se sincronizan en mayor medida cuándo se sujetan de la mano durante la situación de dolor inducida. Estas ondas están asociadas con la percepción del dolor y la empatía. El resto de ondas cerebrales no registraron cambios lo bastante significativos.

La gran pregunta es cómo esta sincronización es capaz de reducir el dolor. La hipótesis del equipo es que el contacto físico genera empatía y esta a su vez genera endorfinas que reducen el dolor en cierto grado. Aún falta mucho por investigar en este ámbito. Mientras tanto, lo que sí parece seguro es que compartir una experiencia traumática mediante el contacto físico ayuda a sobrellevarla. [PNAS vía Ars Technica]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter