Foto: StockSnap (Pixabay)

Sony lleva cuatro años desarrollando una nueva consola. Según Mark Cerny, el arquitecto principal de la PS4, no se trata de una simple actualización.

La PlayStation 5 —si es que acaba llamándose así— será retrocompatible con juegos de PS4 y tendrá un SSD en lugar de disco duro, lo que acelerará significativamente los tiempos de carga de los juegos. El propio Cerny se lo demostró a Wired con una copia de Spider-Man. En la PS4, el juego tarda 15 segundos en cargar otra zona del mapa tras usar la opción de viaje rápido. En el kit de desarrollo de la PS5, la nueva zona carga en 0,8 segundos.

Pero eso no es todo. Según el reportaje de Wired, la consola es 8K, tiene un procesador AMD Ryzen de 7 nm con microarquitectura Zen 2 y una GPU de la familia Radeon Navi adaptada por Sony. La nueva tarjeta gráfica soporta trazado de rayos (raytracing) y es capaz de mantener el nivel de detalle al avanzar rápidamente por un mundo complejo como el mapa de Spider-Man.

Advertisement

El artículo también detalla algunas novedades sobre el sonido de la consola y cómo la tecnología de trazado de rayos puede extrapolarse al audio para que el jugador escuche sonidos más sutiles provenientes, por ejemplo, de enemigos que se esconden. Esta nueva capacidad de sonido 3D estará potenciada por una unidad específica en el chip de AMD. Según Cerny, la PS5 cambiará radicalmente la experiencia de audio gracias a su hardware.

La PlayStation 5 podría llegar en 2020 (la misma fecha que se rumorea para la sucesora de Xbox One). Nada se sabe sobre su diseño, pero una patente de Sony sugiere que el mando DualShock podría tener una pantalla táctil.

Advertisement

[Wired]