Imagen: Getty

Un jurado de Estados Unidos ha encontrado culpable a Arthur Rathburn, el denominado como “traficante de cuerpos”, de alquilar de forma ilegal partes del cuerpo humano enfermas a un gran número de estudiantes de medicina. El hombre se enfrenta a 20 años de prisión por ocho delitos.

Al parecer, los fiscales federales alegaron que, al menos desde enero de 2007 hasta diciembre de 2013, Rathburn, actualmente de 63 años, y su esposa Elizabeth, tenían una empresa de “alquiler” de partes del cuerpo y tejidos humanos llamada International Biological, Inc (IBI).

Advertisement

Sin embargo, detrás de este iniciativa aparentemente “avanzada”, se escondía una verdad espeluznante. Rathburn se dedicaba a desmembrar cadáveres con una motosierra y una sierra en su casa. Cuando terminaba con un cuerpo, amontonaba partes y separaba las cabezas, lo “que más alquilaba”, dejando un escenario dantesco, según las fotografías que tomó el FBI cuando encontraron su “oficina” de trabajo.

Finalmente, el hombre envolvía las partes en bolsas de basura en diferentes refrigeradores de su casa. Mientras tanto, Elizabeth, su mujer, era la encargada de estar en contacto con los “clientes” para llevar a cabo el alquiler.

Advertisement

Una de las partes más escabrosas de este caso son los destinatarios de los cuerpos, en su mayoría doctores y estudiantes que usaban las cabezas y las partes como entrenamiento médico y dental. Mientras tanto, la pareja ocultaba al mundo el hecho de que compraban estos cuerpos enfermos a precios muy baratos. Lo hacían en un mercado negro con cuerpos en su mayoría con VIH, hepatitis y otras enfermedades.

Dicho esto, el escalofriante caso podría haber sido mucho peor. Como explica la fiscal federal, Barbara McQuade, “la conducta de la pareja puso en riesgo la salud de la mayoría de estos estudiantes de medicina y estudiantes de odontología”.

Ambos fueron acusados en enero de 2016 por 13 cargos. Elizabeth llegó a un acuerdo de culpabilidad en marzo de ese año. La mujer se declaró culpable de fraude electrónico y admitió que entregó partes del cuerpo contaminadas con hepatitis B y VIH durante una conferencia de 2012 de la Sociedad Estadounidense de Anestesiólogos afirman que estaban libres de enfermedades. Además, testificó contra su ahora ex marido, Arthur, en el juicio.

Advertisement

Finalmente, esta semana el jurado ha emitido un veredicto de culpabilidad para Arthur Rathburn, mientras que la sentencia definitiva se espera para esta primavera. Según el FBI, “el veredicto es una victoria para la causa de la justicia, la avaricia personal de un hombre superó toda decencia humana”. [ArsTechnica]