Ilustración: Astrobiology Center, Japan

El núcleo de Júpiter es algo inusual, según parecen creer los astrónomos, y la explicación a ésto podría estar en una antigua colisión con otro cuerpo celeste de gran tamaño, uno con 10 veces más masa que la Tierra.

Una colisión de este calibre durante los comienzos de nuestro sistema solar no debería sorprender a nadie. Después de todo, los científicos creen que nuestra propia Luna fue el resultado de uno de estos impactos gigantes. Un suceso similar podría ser el responsable de alguna de las extrañas propiedades del núcleo de Júpiter, que parece ser poco denso, pero está repleto de elementos pesados.

Advertisement

La sonda Juno de la NASA, en órbita alrededor de Júpiter, ha podido analizar el campo gravitacional del planeta con suficiente detalle como para que los científicos descubran más cosas sobre el funcionamiento del gigante gaseoso. Parece que, en lugar de un núcleo central muy denso, podría haber uno más“diluido”, pero donde hay presentes elementos muy pesados.

Investigadores de Estados Unidos, China, Japón y Suiza se preguntan cómo podría llegar a ser un planeta así, que vaya en contra de la mayoría de modelos de formación planetaria, según indica el artículo que acaban de publicar en Nature. Pero hay una hipótesis que podría explicar los resultados: un impacto gigante sobre Júpiter cuando el planeta aun era joven.

El sistema solar se formó a partir de un disco de polvo que rodeaba al Sol, que se fue fusionando con los planetas y con otros objetos. Durante este tiempo, un planeta como Júpiter debería haber crecido con rapidez, y casi de repente (teniendo en cuenta que estamos hablando de unidades de tiempo cósmicas) habría comenzado a ejercer mucha atracción gravitatoria sobre los planetas circundantes. Quizás, como resultado de esto, un proto-planeta cercano de menor tamaño podría haber chocado contra él. De hecho, los modelos realizados por los investigadores sobre la formación de Júpiter —junto con esta colisión— podrían explicar por qué el planeta es como es.

Y no es que Júpiter hubiese absorbido lentamente toda esta masa. Según el paper, esto no podría generar las ondas de choque necesarias para alterar el núcleo de Júpiter. Este objeto espacial tendría que haberse estrellado contra Júpiter de frente.

Advertisement

Ciertamente es una hipótesis interesante. “Tenemos pruebas fehacientes de que las colisiones planetarias han dado forma a nuestro sistema solar (la formación de nuestra luna, la eliminación de gran parte de las rocas de Mercurio y, posiblemente, la explicación del extraño ángulo de Urano)“, dijo Jonathan Fortney, científico planetario de la Universidad de California, a Gizmodo. “¡Imagina algo del tamaño de Urano o Neptuno estrellándose directamente contra Júpiter!

Pero esto solo es una hipótesis. “No estoy convencido (todavía) de que sea la respuesta correcta a esta pregunta”, dijo Fortney, “pero podemos sumarlo a la lista de explicaciones interesantes que habrá que explorar con más detalle en el futuro” dijo Yamila Miguel, profesora en el Observatorio de Leiden a Gizmodo.

Advertisement

Bueno, aunque todo esto sea solo una hipótesis, hay que reconocer que se trata de una hipótesis muy divertida.