Seguro que alguna vez has escuchado aquello de “los dentistas recomiendan cambiar el cepillo de dientes cada tres meses”. No es ninguna conspiración de los fabricante: aunque tu cepillo de tres meses tenga buen aspecto, si lo miras de cerca la cosa cambia. Especialmente cuando lo comparas con uno nuevo.

La gente de Applied Science ha puesto dos cepillos del mismo modelo bajo un potente microscopio electrónico. Uno está nuevo y el otro tiene tres meses, como ves en la captura que hemos puesto arriba. Espera, será al revés ¿no? ¿El nuevo no es el de abajo? ¡Pues no!

Es precisamente la abrasión de la pasta de dientes lo que hace que el cepillo pierda su efectividad. Todas esas imperfecciones que tienen las cerdas del cepillo nuevo ayudan a eliminar la placa de los dientes, al contrario que la superficie totalmente lisa de las cerdas del cepillo viejo.

En el vídeo puedes profundizar más sobre el tema, y de paso aprender cómo se capturan imágenes de este tipo. Ahora os dejo, que tengo que ir a comprar un cepillo de dientes nuevo.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)