Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Este anfibio parecido a una serpiente podría tener una característica sorprendente: una mordida venenosa

Cecilias
Cecilias
Imagen: Carlos Jared, Butantan Institute

Los científicos han detectado glándulas dentales como las de serpiente en cecilias, lo que significa que estas criaturas serpentinas en realidad podrían ser venenosas, un rasgo inaudito entre los anfibios.

Advertisement

Las cecilias secretan una sustancia a través de su piel que las hace extra viscosas. También descargan una sustancia tóxica de sus extremos traseros para disuadir a los depredadores. Y como señala una nueva investigación publicada hoy en iScience, también podrían contener una picadura venenosa.

Pensamos en los anfibios (ranas, sapos y similares) como básicamente inofensivos”, dijo Edmund Brodie, Jr., biólogo de la Universidad Estatal de Utah y coautor del nuevo estudio, en un comunicado de prensa. “Sabemos que varios anfibios almacenan secreciones venenosas y desagradables en su piel para disuadir a los depredadores. Pero saber que al menos uno puede infligir lesiones en la boca es extraordinario”.

Advertisement

Para ser claros, los científicos no han demostrado que la sustancia pegajosa que proviene de las glándulas dentales cecilianas sea realmente venenosa, pero sus hallazgos preliminares ciertamente insinúan la posibilidad. De ser cierto, esto representaría “un diseño evolutivo temprano de los órganos del veneno oral”, dijo Brodie, y posiblemente un rasgo que “evolucionó en las cecilias antes que en las serpientes”, dijo.

La boca de una cecilia anillada, Siphonops annulatus, que revela sus glándulas dentales en forma de serpiente.
La boca de una cecilia anillada, Siphonops annulatus, que revela sus glándulas dentales en forma de serpiente.
Imagen: Butantan Institute, Brazil
Advertisement

Las cecilias en forma de serpiente están relacionadas con las salamandras, pero están separadas por la friolera de 250 millones de años de evolución. Las especies de Caecilian pueden ser tanto acuáticas como terrestres, prefiriendo climas tropicales en África, Asia y las Américas. Las cecilias representan un grupo misterioso y poco estudiado de vertebrados, pero los científicos están aprendiendo más con cada estudio que pasa.

En 2018, por ejemplo, el mismo equipo descubrió que Siphonops annulatus, una especie terrestre de cecilia anillada, puede descargar un lubricante similar a una mucosa de las glándulas de su piel, lo que les permite retorcerse rápidamente bajo tierra al evadir las amenazas. También son tóxicas (en lugar de ser venenosas, que es una forma activa, más que pasiva, de administrar toxinas), secretan toxinas de sus glándulas de la cola, por lo que presentan una desagradable sorpresa para los depredadores que las persiguen.

Advertisement

Durante su última investigación sobre S. annulatus, los investigadores tropezaron con otra glándula llena de glúteos en las cecilias, aunque esta vez en su mandíbula superior e inferior, y “con largos conductos que se abren en la base de cada uno de sus dientes en forma de cuchara”, explicó Brodie.

La investigación adicional identificó formalmente estas características como glándulas dentales, distinguiéndolas de las glándulas de limo y veneno que se encuentran en su piel. Fascinantemente, estas glándulas dentales comparten un origen de desarrollo con las glándulas dentales que se encuentran en los reptiles, lo que apunta a una posible convergencia evolutiva. Los investigadores del Instituto Butantan de Brasil también participaron en el nuevo estudio.

Advertisement

Brodie y sus colegas creen que estas glándulas dentales funcionan cuando las cecilias muerden a sus presas, incluidos gusanos, termitas, ranas y lagartijas. Esto aún necesita ser probado, pero el equipo sospecha que sus dientes pueden secretar la sustancia en el momento de la mordedura. Además, “el surco que rodea la mandíbula superior que interconecta los dientes parece jugar un papel importante en la distribución uniforme de la secreción durante las picaduras”, escribieron los autores en el estudio.

En cuanto a la sustancia en sí, un análisis químico mostró que es una mezcla de moco, lípidos y una proteína con propiedades comúnmente encontradas en animales venenosos, según la investigación.

Advertisement

Aunque hemos demostrado la presencia de glándulas dentales y su posible papel durante la depredación, aún se necesita más evidencia sobre la identidad precisa de las proteínas presentes en la secreción, así como datos sobre el potencial tóxico de estos compuestos”, según el paper.

Obviamente se necesita más trabajo, pero este es un resultado muy alentador. Las cecilias han pasado rápidamente de algo asqueroso, a interesante, fascinante. No son las criaturas más agradables a la vista, pero en absoluto son aburridas.

Share This Story

Get our newsletter