Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cuándo es mejor el leasing o alquiler de un auto que comprar uno nuevo

43.6K
10
1

Tu auto tiene ya demasiados años y últimamente pasa más tiempo en el mecánico que en el garaje, así que ha llegado el momento de hacerte con uno nuevo. Y entonces surge la duda. ¿Qué sería mejor? ¿Algún tipo de arrendamiento como el leasing? ¿O quizás comprar un vehículo nuevo?

Dado que comprar un automóvil es una de las compras más grandes que uno puede hacer, es aconsejable echar un vistazo a todas tus opciones. Tanto el arrendamiento como la compra tienen ventajas y desventajas, al igual que alquilar en lugar de comprar una casa.

Advertisement

La diferencia más obvia es que con un contrato de leasing, obtienes un automóvil nuevo cada pocos años y no tienes que lidiar con la posible molestia de vender el automóvil más adelante. Tan solo entregas las llaves al concesionario y obtienes un nuevo contrato de leasing.

Por otro lado, cuando compras un vehículo, cada pago que realizas en un automóvil financiado genera capital; Una vez que pagues el préstamo, será tuyo de forma gratuita y podrás venderlo (o donarlo) más adelante. (Si compras un automóvil directamente sin un préstamo, ahorrarás aún más dinero, aunque necesitas tener el efectivo).

Qué debemos considerar al comprar frente al leasing

Imagen: Subaru
Advertisement

A continuación explicamos cómo resolver la difícil ecuación sobre qué nos conviene más desde el punto de vista financiero y otras consideraciones. Como ejemplo, veamos el coste entre comprar o acceder a un leasing de un auto de 20.000 dólares por cinco años, asumiendo la misma tasa del 6% en un préstamo para un auto nuevo (pagado en 3 años) y el leasing (dos contratos de arrendamiento de 3 años), y conduciendo 20.000 kilómetros por año (cifras proporcionadas por Edmunds).

1. Tu flujo de efectivo mensual: el leasing de un automóvil a menudo tiene un pago mensual más bajo en comparación con financiar un automóvil con los mismos términos de préstamo, ya que con un arrendamiento pagas la depreciación del automóvil durante esos años en lugar del coste total del vehículo. Si necesitas tener más efectivo cada mes, el leasing puede ser más favorable.

Advertisement

En nuestro ejemplo, el pago mensual del préstamo para el automóvil es de 608 dólares por mes; el contrato de leasing es de 350 dólares por mes durante los primeros 3 años y luego de 385 dólares por mes durante los últimos dos años (porque se inició un segundo contrato de arrendamiento).

2. Ahorros disponibles para el pago inicial y las tarifas iniciales: la mayoría de los contratos de leasing tienen pagos iniciales bajos o puedes hacer que el concesionario renuncie al pago inicial, y también pagarás menos por el impuesto de venta en un contrato de leasing (en Estados Unidos, por ejemplo, este impuesto se calcula en la mayoría de los estados solo en los pagos mensuales, no en el coste total del automóvil). Al igual que con el pago inicial más bajo, el arrendamiento tiene un impacto menor en tu presupuesto y saldo de efectivo.

Advertisement

Ejemplo: pago inicial de 3.000 dólares para el préstamo versus 2.000 dólares para el leasing.

Imagen: Tino Rossini (Flickr)
Advertisement

3. Cuánto conduces: si conduces mucho, más de 16.000 a 25.000 kilómetros, según el contrato de arrendamiento, es probable que tengas que pagar más por cada kilómetro. De nuevo, en el caso de Estados Unidos la web Smart Money dice que muchas compañías de leasing cobran de 15 a 20 centavos por milla por millas adicionales (parecido en Europa con kilométros), aunque podrías pagar menos si compras kilometraje por adelantado cuando negocias el contrato de leasing. La web Kiplinger señala que, aunque la penalización por kilometraje extra puede parecer desalentadora, si planeas cambiar un automóvil que compraste, también se te penalizará por un kilometraje superior al promedio.

4. Cómo tratas el automóvil: si eres propenso a que tu auto se raye o si corres el riesgo de que lo dañen (quizás los niños u otros peligros), es posible que el contrato de leasing no sea para ti debido a las cuotas por desgaste al año. Las tarifas de desgaste varían y dependen de tu acuerdo, pero generalmente los precios se limitan al total de los pagos de arrendamiento de tres meses.

Advertisement

Nuestro ejemplo tampoco incluye cargos por desgaste, pero si no puedes mantener el automóvil en perfecto estado, los pagos de tres meses en este ejemplo serían de 1.155 dólares. 

5. Si conduces el automóvil por motivos de negocios: con el leasing una parte de los costes de depreciación y financiamiento del automóvil se pueden deducir de tus impuestos. Sin embargo, los intereses de los préstamos para comprar un automóvil no son deducibles. En Estados Unidos el IRS tiene una guía sobre cómo calcular la deducción fiscal para un automóvil arrendado (existen muchos cálculos basados ​​en el porcentaje de uso del automóvil en tu negocio, cuánto cuesta el automóvil y gastos adicionales relacionados con el vehículo (como el combustible y mantenimiento).

Advertisement

6. Cuánto tiempo planeas mantener el automóvil y lo flexible que puedes ser: por supuesto, esto hay que tenerlo en gran consideración, ya que si realmente solo deseas conducir el automóvil durante algunos años, el leasing es la opción más conveniente. Sin embargo, pagarás mucho si intentas salirte del contrato de arrendamiento antes de que termine el plazo, hasta seis meses adicionales de pago, según Smart Money. Deberás estar seguro de poder cumplir con los términos de tu contrato de leasing.

Imagen: AP
Advertisement

La realidad: comprar un automóvil es casi siempre más barato a largo plazo, según la mayoría de los cálculos, como este de Cars.com. Cuanto más tiempo poseas el automóvil, generalmente más ahorrarás comprando.

En nuestro ejemplo, al final de cinco años, arrendar un auto cuesta 6.752 dólares más que comprarlo (asumiendo que el valor del auto al final es de 7.000 dólares), 1.350 dólares más por año para el leasing. 

Advertisement

Piensa bien en los números dada tu situación

Existen otras consideraciones, como las de tu estilo de vida (¿deseas tener siempre la última tecnología?) y evitar tener que lidiar con las facturas de reparación de un auto más antiguo, en las que el leasing puede parecer más favorable, o bien si deseas evitar términos y acuerdos confusos (comprar puede ser mejor). Si solo buscas un cálculo rápido con el que descifrar qué tiene más sentido financiero, usa una calculadora de leasing:

Advertisement

La calculadora de compra o leasing de Dinkytown incluye factores como la depreciación anual, los cargos por préstamos y arrendamientos, y el interés que podrías ganar con el dinero que ahorras por adelantado mediante el leasing.

La calculadora automática de Bankrate es otra herramienta útil. El asistente te pregunta cosas como lo bien que mantienes tus automóviles o cómo es tu calificación crediticia.

Advertisement

Al final, tu decisión se reducirá a tu presupuesto y tus necesidades de conducción, pero si tuviera que decantarme, mi experiencia se inclina a recomendar que compres en lugar del leasing. En cualquier caso, buena suerte con tu decisión.

Share This Story