Reconstrucción del Fasci Antiates Maiores, uno de los calendarios previos al calendario juliano. Foto: Wikimedia Commons.

Enero, Febrero, Marzo, Abril... Los nombres con los que identificamos cada mes del calendario gregoriano se remontan a la √©poca de la antigua Roma, pero ¬ŅC√≥mo los eligieron exactamente? Las respuestas van desde dioses del Olimpo hasta pura vagancia y el ego de alg√ļn emperador que otro.

Mental Floss hace un rap√≠disimo repaso a los nombres del calendario que, para empezar, no comenzaba con enero, sino con marzo. Enero y febrero no exist√≠an hasta que los incorpor√≥ el emperador Numa Pompilio hacia el a√Īo 700.

Advertisement

Marzo debe su nombre a Marte, dios de la guerra pero tambi√©n de las labores del campo y de la primavera. Si el a√Īo comenzaba con √©l era para marcar el mes en el que hab√≠a que comenzar a cultivar. Abril (aprilis) se relaciona con el verbo aperire y se supone que hace referencia a la fecha en la que se abren las flores, pero no hay confirmaci√≥n hist√≥rica de ello. Tambi√©n podr√≠a estar relacionado con Aphros y Afrodita (la Venus de los romanos).

Mayo (maius) debe su nombre a la diosa de la fertilidad Maia, madre de Mercurio. Le sigue el mes de las bodas por antonomasia, junio, que debe su nombre a la diosa Juno. Seg√ļn otras versiones se refiere al fundador de la rep√ļblica de Roma, Junio Bruto.

Para el quinto mes del calendario antiguo, a los romanos se les termin√≥ la inspiraci√≥n divina y comenzaron a llamar a los meses por n√ļmeros. Julio en realidad era Quintilis, y al principio ten√≠a 36 d√≠as. Agosto era Sextilis. Septiembre, octubre, noviembre y diciembre a√ļn mantienen sus nombres derivados de n√ļmeros.

Advertisement

Efigie de Numa Pompilio en una moneda romana.

Numa Pompilio decidi√≥ juntar los d√≠as invernales sin mes que transcurr√≠an hasta el solsticio de primavera a√Īadiendo dos meses: enero, en honor del dios de las dos caras Jano, y febrero. Este √ļltimo debe su nombre a la Februa, una festividad previa a la primavera.

El calendario era un desastre hasta la llegada de Julio C√©sar, que decidi√≥ normalizarlo en los 365 d√≠as y 12 meses que conocemos. Adem√°s cambi√≥ el nombre de quintilis a julio en su honor porque ese era el mes de su cumplea√Īos. Hab√≠a nacido el calendario juliano.

Advertisement

Al emperador que sigui√≥ a Julio C√©sar, Augusto, le gust√≥ la idea de dedicarse un mes y cambi√≥ sextilis por al agosto que conocemos. Aunque hubo algunos cambios posteriores, no fueron permanentes y la tradici√≥n muri√≥ con √©l. Septiembre, octubre, noviembre y diciembre mantuvieron sus nombres basados en n√ļmeros pese a que no eran ya los meses s√©ptimo, octavo, noveno y d√©cimo. Durante mucho tiempo, los ciudadanos de roma tuvieron bastante confusi√≥n con ello.

Siglos m√°s tarde, el papa Gregorio XIII se hizo eco de un estudio astron√≥mico de la Universidad de Salamanca que se√Īalaba un error de 11 minutos en el calendario juliano. Con el paso de los a√Īos, ese error hab√≠a crecido hasta alcanzar los 10 d√≠as as√≠ que, para adaptar el calendario a la pascua lit√ļrgica, se fund√≥ el actual calendario gregoriano. Es la manera que tenemos de medir el tiempo por pura convenci√≥n. En realidad tiene sus propias deficiencias que hay que ajustar cada cierto tiempo. [v√≠a Mental Floss]