GIF: Amazon

Si alguna vez has mirado al cielo y has pensado ‘mira cuando espacio libre hay para meter más mierda ahí’, entonces no estás solo. Amazon también considera que nuestro hermoso cielo azul es el mejor lugar para hacerte llegar cacharros aún más rápido.

El miércoles, el CEO de la división mundial de consumidores de Amazon, Jeff Wilke, mostró en la conferencia de MARS: Prime Air drone, un dron eléctrico autónomo que supuestamente puede volar hasta 24 kilómetros y entregar paquetes de menos de 2,25 kg a clientes Prime en menos de 30 minutos. Wilke dijo en un comunicado que este programa será lanzado “en unos meses”.

Según Wilke, los drones estarán equipados con “diversos sensores y algoritmos avanzados”, así como también con “algoritmos patentados de aprendizaje por ordenador y de aprendizaje automático” para que sean capaces de identificar objetos estáticos y móviles mientras se dirigen al destinatario. El dron también requerirá “un área pequeña alrededor del lugar de entrega que esté libre de personas, animales u obstáculos” para aterrizar, lo que hace que, por ejemplo, un apartamento en una ciudad concurrida quede descartado, a menos que tengas la suerte de que tenga algún tipo de ‘helipuerto’. El comunicado de prensa indica que el dron utilizará “visión estereoscópica junto con una serie de sofisticados algoritmos de inteligencia artificial” para detectar seres humanos o animales antes de que se acerque al suelo.

Advertisement

Esta es una gran retahíla de palabras grandilocuentes para hablar de una tecnología que hasta la fecha no es para nada impecable. A las empresas tecnológicas les encanta exaltar sus algoritmos como si fuesen la solución para muchos problemas, pero aún tenemos que ver cómo consiguen implementar uno sin errores. En este caso, el más pequeño fallo puede hacer que un trozo de metal caiga accidentalmente sobre tu cara. O que un hacker se haga con el control y lo lance contra lo que quiera.

Dejando a un lado los riesgos, incluso si el Prime Air funciona de forma impecable, es el comienzo de una distopía del futuro en la que pequeñas máquinas giran constantemente sobre nuestras cabezas para acelerar simplemente el tiempo de entrega de algo. Y este programa, como señalan en el comunicado de prensa, funciona en conjunto con la “red de cumplimiento y entrega de clase mundial” de Amazon, lo que significa que los trabajadores que ya son explotados tendrán que trabajar aún más para poder cumplir con el envío en un día

Es un sueño que Amazon ha tenido al menos desde 2013, cuando pronosticó que su sistema de entrega de drones comenzaría en “cuatro o cinco años”. Ahora parece que estamos a solo unos meses de un mundo en el que paquetes con libros, papel higiénico o AirPods abarrotan la troposfera y los trabajadores de Amazon continúan trabajando hasta la extenuación.