En diciembre de 2017, el New York Times revelaba un programa secreto del Pentágono que investigaba las amenazas planteadas por posibles OVNI. Lo más interesante fue el encuentro de un objeto no identificado con dos caza (con vídeo incluido). Ahora se han publicado nuevos informes sobre lo ocurrido.

Entre los informes analizados por el programa Advanced Aerospace Threat Identification del Pentágono, se encontraba un video que mostraba un objeto blanco y ovalado que era perseguido por dos aviones de combate F / A-18F en la costa de California en 2004. El objeto, que desde entonces se denominó “OVNI Tic Tac”, se movía a altas velocidades y no tenía medios aparentes de propulsión.

Ahora, un equipo local de noticias de investigación en Las Vegas obtuvo un documento de 13 páginas preparado por los militares que analiza lo que sucedió ese día en 2004. Dicho informe describe cómo el Vehículo Aéreo Anómalo (AAV) visto por los dos pilotos fue capaz de “descender” muy rápido “de aproximadamente 60.000 pies a aproximadamente 50 pies en cuestión de segundos”. Además, “se quedó como flotando o permaneció inmóvil en el radar por un corto tiempo y luego partió a altas velocidades y giros”.

Advertisement

El informe también detalla las características avanzadas del AAV, que al parecer lo había detectado otro portaaviones cerca de la costa de California “tres veces por separado” en los días previos a su interceptación por parte de los F18. El avión era capaz de obtener una “aceleración avanzada, capacidad aerodinámica y de propulsión”, y no era susceptible a las capacidades de radar del ejército: 

Posiblemente manifestó algún tipo de capacidad de ‘ocultarse’ o volverse invisible para el ojo humano o la observación humana y una capacidad altamente avanzada para operar en el mar completamente indetectable por nuestros sensores más avanzados.

El documento describe cómo uno de los tripulantes superiores en el portaaviones, un hombre con 17 años de experiencia en el ejército, dijo que el AAV exhibía las características de un misil balístico.

Advertisement

En cuanto a la razón por la que el sistema de radar del portaaviones no pudo rastrear el objeto fue “porque estaba configurado para monitorear aeronaves convencionales, por lo que cuando el objeto apareció en el radar, se dejó caer como un objetivo falso. Si el radar se configurara en un modo para el seguimiento de misiles balísticos, probablemente tendrían la capacidad de rastrear el AAV”, explica el informe.

“Era obvio que había algo ahí afuera y los cazas se lo tomaron en serio”, cuenta el documento. Al parecer, uno de los pilotos enviados para investigar el objeto informó haber visto una perturbación en el océano. El piloto informó que la “perturbación parecía tener entre 50 y 100 metros de diámetro y era redonda” y “le recordó las imágenes de algo que se sumergía rápidamente en la superficie como un submarino o barco hundiéndose”.

Advertisement

El informe concluye que, “es posible que la alteración haya sido causada por un AAV, pero que el AAV estuviera ‘oculto’ o invisible para el ojo humano. En ningún momento consideraron que la AAV era una amenaza para el grupo de batalla. Por último, nunca habían visto algo así antes”. [Motherboard]