Foto: Cueva de Denisova, en Siberia, donde aparecieron los restos de la subespecie. ( Cheburgenator/Wikimedia)

Hace 10 años desconocíamos la existencia de los denisovanos, sin embargo, hoy sabemos que en algún momento hace más de 390.000 años, se separaron y evolucionaron de los neandertales en dos poblaciones distintas, aunque estrechamente relacionadas. Ahora tenemos un pedazo de cráneo de esta especie extinta.

Fue en el año 2010 cuando se logró secuenciar el ADN de los denisovanos a partir del fragmento de un hueso de dedo meñique. Nueve años después tenemos la primera pieza de una calavera excavada hace tres años en la misma cueva siberiana donde encontraron el hueso del dedo. En este caso representaría a un quinto individuo.

Lo cierto es que se sabe muy poco acerca de los denisovanos, la rama extinta de los homínidos, un grupo hermano de los neandertales. Solo cuatro denisovanos individuales han sido identificados hasta ahora, todos de la misma cueva en Siberia. Según ha explicado el antropólogo Bence Viola de la Universidad de Toronto:

Es increíble que finalmente tengamos fragmentos como este. No es un cráneo entero, pero es un trozo de cráneo. Lo que nos da más pistas comparado con el dedo y los dientes.

Advertisement

Imagen: Una réplica del hueso de la falange de un Denisovano hallado en Siberia (Thilo Parg/Wikimedia)

El descubrimiento consiste en dos fragmentos de conexión desde la parte posterior, el lado izquierdo del hueso parietal, que forma los lados y el tope superior del cráneo. Juntos, miden unos 8 cm por 5 cm.

Advertisement

El análisis de ADN demuestra que la pieza pertenece a los denisovanos, aunque es demasiado antigua para fechar con las técnicas de radiocarbono. Viola y su equipo han comparado los fragmentos con los restos de humanos modernos y neandertales, aunque no han dado más pistas de los detalles de lo que aprendieron hasta que se publique el trabajo. Según Chris Stringer, paleoantropólogo del Museo de Historia Natural de Londres:

Esto es emocionante. Aunque, por supuesto, es solo un pequeño fragmento. Es muy importante para aumentar la esperanza de que se recuperará material aún más completo.

Advertisement

Los investigadores piensan que los homínidos extintos alguna vez vagaron en grandes grupos en Asia, pero como la mayoría de los fósiles no están lo suficientemente bien conservados para permitir el análisis genético, ha resultado muy difícil identificar a los denisovanos en otros lugares.

Hace dos años algunos investigadores se preguntaron si dos cráneos parciales encontrados en China podrían pertenecer a esta especie extinta, aunque el hallazgo sigue sin confirmarse. [ScienceAlert]