Un nuevo estudio ha descubierto que nuestra galaxia, la Vía Láctea, en realidad es un 50% más grande de lo que se pensaba hasta ahora. Esto se debe a que el conocido como "disco galáctico", realmente es corrugado, está compuesto por ondas.

Advertisement

La investigación fue llevada a cabo por la Profesora Heidi Jo Newberg, del Instituto Tecnológico de Rensselaer, y fue publicado en el Astrophysical Journal. Los astrónomos y astrofísicos involucrados han llegado a la conclusión de que el diámetro del disco galáctico de la Vía Láctea en realidad no mide 100.000 años luz, sino unos 150.000 años luz. Newberg asegura en su trabajo:

En esencia, llegamos a la conclusión de que el disco de la Vía Láctea no es simplemente un disco de estrellas en una superficie plana, sino que es corrugado. Y aunque sólo hemos podido analizar parte de la galaxia con nuestros datos, suponemos que el patrón puede ser encontrado en todo el disco.

Advertisement

Este descubrimiento cambia la forma en la que conocemos nuestra galaxia, y por eso Yan Xu, investigadora del Observatorio Astronómico de China, y miembro de esta investigación, aseguró que puede que existan más ondas en el disco galáctico que no han visto, lo que significa que la Vía Láctea podría ser aún más grande. [Astrophysical Journal vía Science, Space & Robots]

Foto apertura: NASA/JPL

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)