Todas las imágenes: Bungie.

Destiny 2 es un juego maravilloso. Imperfecto, pero maravilloso. Un compendio en forma de videojuego que fantasea con la expansión de la raza humana por el Sistema Solar y la lucha contra El Mal(tm) en forma de convenientes y variados alienígenas. Es, además, un shooter y como shooter que es lo hemos puesto a prueba a con ratón y teclado durante un mes. Estas son nuestras conclusiones.

Lo bueno

En lo bueno, lo principal es que Destiny 2 es... Destiny. Es un gran juego, con todo lo que conlleva. La mayoría de bondades de la versión para Xbox One y PlayStation 4 (no todas, como vamos a ver) están ahí y, si el juego era bueno para las dos primeras plataformas, lo sigue siendo en el caso del PC.

Hay un pequeño matiz, cuando Bungie decidió llevar Destiny 2 también a PC (el primer Destiny nunca lo hizo) en lugar de portar el juego desde las consolas e implementar un ratón y ya, una solución a menudo imperfecta, lo adaptó prácticamente desde cero. Un estudio externo, Vicarious Visions, tuvo que ayudar en la tarea.

Aunque es un detalle interno del desarrollo, lo comento porque es importante a nivel de cómo se siente el juego. No es un juego de consolas que llega a PC, es un juego para PC adaptado específicamente para la plataforma, y se nota desde el primer minuto.

Una de las consecuencias directas de esto es que los ajustes mantienen la tradicional flexibilidad del PC: los gráficos pueden ajustarse en un buen número de factores, el campo de visión (FOV) es personalizable y puedes cambiar el keymapping de prácticamente todo. Otra es que, precisamente por esa optimización, el juego tira muy decentemente en equipos antiguos. Mi vieja torre de gaming del 2012 (con una Nvidia 660) lo corre en calidad media sin problema, y sin tocar un solo ajuste. Con mi gráfica principal, una Nvidia 1060, funciona con todo al máximo a unos 60 fps (sincronización vertical activada).

En Destiny 2 para PC cobran especial protagonismo todas esas armas que dependen de la precisión: los fusiles de explorador son maravillosos, el rifle de francotirado es muchísimo más viable y la satisfacción, con cualquier arma, cada vez que aciertas un disparo crítico y ves aparecer los números de daño en amarillo se multiplica.

Advertisement

Por otro lado, y aunque es una observación que pertenece más al juego en PC en general, Destiny 2 se ve absolutamente espectacular con una buena gráfica que lo acompañe. Aunque en PlayStation 4, que era donde yo lo había jugado antes, y una buena televisión 4K el juego también luce de órdago, en PC al estar más cerca del monitor hay muchos detalles en las armas, el paisaje, las luces, las sombras... que se hacen evidentes y son geniales. Si te gusta Destiny por su dirección artística y su lore, juégalo en PC.

Lo malo

He mencionado que el juego está optimizado, y bien, para PC, pero algunos problemas con los drivers y con el propio juego han lastrado el rendimiento en este primer mes. El fallo más frecuente ocurre cuando, después de un tiempo jugando y sin motivo aparente, los frames empiezan a bajar súbitamente y el juego, aunque el indicador se mueva en torno a los 50-60fps, parece que se mueve a 20. Ha habido ya parches de Bungie de por medio y un par de actualizaciones de drivers por parte de Nvidia, pero sigue ocurriendo.

Otro apartado en el que el PC sale perdiendo es en cómo se sienten las armas con el ratón y el teclado. Bungie ha hecho un trabajo fantástico con el feel de las armas del juego cuando usas un mando, y eso se pierde en su mayoría cuando cambias a un ratón. No es un cambio grave, y al cabo de una hora de juego te has olvidado por completo, pero cuando alterno entre consola y PC lo noto instantáneamente. Arregarlo en PC, por suerte, es fácil: enchúfale un mando de PS4 o Xbox compatible y listo, el cambio entre uno y otro además es automático e inmediato.

Advertisement

Por último, y aunque estrictamente no es algo propio del PC como plataforma, el endgame del juego es extremadamente mejorable. Lo incluyo aquí probablemente es EL problema con el juego ahora mismo, uno que Bungie ha prometido solucionar con una serie de medidas, las primeras de las cuales fueron anunciadas ayer.

La direccíon artística del juego es impecable.

Lo perfecto

Destiny 2 es un juego imperfecto. Al igual que sucedió con el primero, probablemente muchos de sus fallos se vean resueltos a lo largo del tiempo. Pero Destiny 2 es además, dentro de sus perfecciones, un shooter cooperativo excelente con una historia y un lore fascinantes. Puede discutirse cómo y de qué modo Bungie ha llegado hasta ahí, pero no puede negarse que coger a un par de amigos, montar un fireteam e iros juntos a pegar disparos mientras salváis medio Sistema Solar es simplemente perfecto. Y para mí, de momento, es suficiente.