Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Diseñan una nueva capa protectora capaz de reparar rasguños por sí sola cuando se calienta

1.9K
1
Save
Foto: Uwe Bellhäuser

Resulta fácil ignorar algunos pequeños rayones en tu coche, ¿pero eres capaz de hacer lo mismo con la pantalla táctil de tu smartphone? Para algunos, la pantalla de su teléfono es como su propia piel, y este miedo ha hecho que prolifere una sub-industria que vende fundas y protectores de pantalla para que no sufran daños este tipo de dispositivos. ¿Pero qué pasaría si la próxima vez que tu smartphone se hiciese un rayón, lo único que tuvieses que hacer fuese aplicar un poco de calor para que estuviese otra vez como nuevo?

Investigadores del Instituto Leibniz de Nuevos Materiales en Saarbrücken, Alemania, y de la Universidad de Saarland, recurrieron al almidón de maíz para ayudar a desarrollar un nuevo recubrimiento que puede ayudar a reparar pequeños desperfectos. Usaron el almidón de maíz para crear ciclodextrinas, una serie de compuestos cuyas moléculas tienen forma de anillo. Esta característica es importante porque permite atarlas a una larga cadena de polímeros.

Advertisement

Esto da lugar a la creación de un polirotaxano; una molécula compleja hecha de cadenas y anillos que puede deslizarse hacia arriba y hacia abajo a lo largo de su longitud, pero que nunca puede llegar a caerse gracias a las moléculas que tiene en los extremos y que actúan de tapón. Mediante otra reacción química, se conectan varias de estas cadenas juntas, lo que da como resultado una red de moléculas que se pueden estirar y flexionar como un tejido elástico. Se puede aplicar como una pintura o como un tipo de recubrimiento que añada otra capa de protección a las superficies irregulares, pero este material va un paso más allá. Cuando se aplica calor, los anillos de ciclodextrina se mueven y viajan a lo largo de sus cadenas de polímeros, llenando cualquier espacio que haya creado algún arañazo.

Las primeras muestras de la capa protectora consiguieron auto repararse a sí mismas después de que le aplicasen calor durante unas pocas horas, pero a medida que los investigadores comenzaron a añadir otros ingredientes para que el recubrimiento resistiera el desgaste, descubrieron que eran capaces de acelerar radicalmente el tiempo que necesitaba para sanar. Actualmente, los arañazos desaparecerán después de estar expuestos a temperaturas de 100 grados centígrados durante un solo minuto.

Así que, ¿por qué no puedes rociar tu iPhone con este material extraordinario y nunca más preocuparte por guardarlo sin querer en el mismo bolsillo que tus llaves? Los investigadores aún están trabajando en formas de aumentar la producción, ya que actualmente solo han conseguido crear pequeñas cantidades en un laboratorio. Aplicarlo a los coches será sencillo: este recubrimiento podrían aplicarlo directamente a la pintura en la fábrica, y presumiblemente podría ocurrir lo mismo con los polímeros plásticos que se usan para hacer los protectores de pantalla, asumiendo que esta capa adicional no reduzca la visibilidad de la pantalla o obstaculice la capacidad del teléfono para detectar los dedos.

Pero aplicar la capa protectora es solo la mitad del problema. Los 100 grados centígrados necesarios para que se pueda auto reparar son aproximadamente dos veces el aire que expulsa un secador de pelo normal, e introducir tu teléfono en un horno tan caliente, aunque sea durante un minuto, sería catastrófico para todos los circuitos electrónicos de su interior. Podría funcionar con tu automóvil, pero habría que idear otra solución para dispositivos electrónicos más sensibles.

Advertisement

[Leibniz Institute for New Materials via New Atlas]


Para estar al tanto de más noticias, síguenos en Twitter @GizmodoES

Share This Story