Ningún evento de electrónica de consumo está completo sin alguna alusión envenenada a la competencia. En esta ocasión, la comidilla de la presentación de Xbox One fueron las acciones de su más inmediato competidor, Sony, que se dispararon mientras Microsoft desgrabana sus planes de futuro en este difícil mercado. No han faltado quienes han relacionado este aumento con una inclinación de la balanza en favor de PS4.

La realidad es que, si contemplamos las gráficas de la evolución bursátil en el día de hoy, las acciones de Sony se disparan poco después de iniciarse la conferencia de Microsoft (las 13:00 hora del este). Las de Microsoft, por su parte, sufren una caída entre las 14 y las 15:00.

Advertisement

Sin entrar en lo que vaya a pasar a finales de este año, cuando ambos titanes se encuentren en el mercado, los analistas apuntan a que la subida de Sony se debe a la buena acogida que ha tenido entre los accionistas la decisión de la compañía, hecha pública hoy, de separar su división de entretenimiento de la de electronica de consumo.

Advertisement

En cuanto a Microsoft, podría decirse que los pocos juegos presentados y algunos puntos dudosos en torno a Xbox One le han pasado factura en bolsa. Sea como sea nos gusta pensar que el futuro de las compañías dsepende de sus buenas decisiones, no de lo maniáco-depresivos que sean los mercados [Bloomberg]

Foto: Leungchopan / Shutterstock