Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

¿Dónde están todos los extraterrestres? Es posible que atrapados en océanos subterráneos

Encelado, la luna de Saturno
Encelado, la luna de Saturno
Imagen: NASA/JPL/Space Science Institute

Un científico planetario dice que los mundos de agua subterránea son probablemente comunes en la galaxia y probablemente incluso mejores para la vida que los entornos similares a la Tierra. Sin embargo, si una especie inteligente surgiera debajo de la corteza congelada, se encontrarían en un aislamiento perpetuo, en lo que es una posible solución a la paradoja de Fermi.

Advertisement

Varias lunas de nuestro sistema solar presentan vastos océanos de agua líquida cubiertos por una gruesa capa de hielo. Estos incluyen Europa, Titán y Encelado, y representan objetivos tentadores en la búsqueda de vida extraterrestre en nuestro sistema solar.

De hecho, estas lunas, en órbita alrededor de Júpiter y Saturno, tienen interiores cálidos, el resultado de inmensas fuerzas de marea causadas por el tirón gravitacional de sus gigantescos planetas anfitriones (Plutón pudo haber albergado un océano interior en su pasado, pero eso aún no se ha probado). Curiosamente, hay mucha química compleja en el interior de estos océanos líquidos, lo que lleva a los astrobiólogos a preguntarse si estos entornos son habitables y, de ser así, albergan actualmente formas de vida extraterrestres, ya sean microorganismos similares a bacterias o tiburones bioluminiscentes de 16 tentáculos.

Gráfico que muestra el interior hipotético de Encelado, con ventilación a través de grietas en la superficie
Gráfico que muestra el interior hipotético de Encelado, con ventilación a través de grietas en la superficie
Gráfica: NASA/JPL-Caltech/Southwest Research Institute

Otra cosa emocionante acerca de estos mundos oceánicos de agua interior, o IWOW, es que están ubicados fuera de la zona habitable de nuestro sistema solar, ese cinturón tan importante dentro del cual los planetas (o lunas) pueden retener agua líquida en la superficie. La Tierra está estacionada dentro de la zona habitable circunestelar, pero también lo están Marte y Venus, por lo que un asiento dentro de esta área ciertamente no es garantía de océanos externos o vida. El agua es, hasta donde sabemos, un requisito previo para la vida, de ahí la importancia de este recurso a la hora de evaluar la habitabilidad. Los astrobiólogos solían creer que la habitabilidad estaba restringida a esta zona, pero eso ha cambiado debido al descubrimiento de mundos acuáticos subterráneos en órbita alrededor de los gigantes gaseosos.

Dada la sorprendente prevalencia de estos mundos en nuestro sistema solar, S. Alan Stern, un científico planetario del Southwest Research Institute, dice que “es probable que también sean comunes en los sistemas planetarios extrasolares”, como escribió en un nuevo informe presentado recientemente en la 52ª Conferencia Anual de Ciencia Lunar y Planetaria. Es más, Stern sostiene que “los mundos de los océanos interiores pueden ser más propicios para la vida que los mundos con ecosistemas superficiales” y una “ventaja para el desarrollo y mantenimiento de la vida”.

En su informe de una página, Stern sostiene que la habitabilidad de tales mundos no depende de tipos específicos de estrellas, la necesidad de que los planetas anfitriones eviten órbitas excéntricas o la distancia a las estrellas anfitrionas, entre otros factores.

Advertisement

De hecho, Stern dice que los mundos oceánicos subterráneos ni siquiera necesitan un Sol para ser habitables, en referencia a las lunas en órbita alrededor de planetas rebeldes. Para ser claros, se sabe que existen planetas rebeldes, también conocidos como planetas libres, pero los astrónomos aún tienen que detectar una luna alrededor de uno. Los astrónomos dicen que billones de planetas que flotan libremente podrían estar atravesando la Vía Láctea, por lo que si Stern tiene razón sobre su potencial para albergar lunas habitables, eso representaría un importante reservorio de vida en la galaxia.

Los mundos oceánicos de agua interior también tienen un sistema de defensa incorporado, según Stern. Cualquier vida que emerja en estos mundos acuáticos está protegida, no por una atmósfera, sino por una gruesa corteza helada que puede medir decenas de kilómetros de profundidad. Esta capa confiere “estabilidad ambiental contra amenazas externas”, ofreciendo protección contra numerosos peligros existenciales, ya sean asteroides, erupciones solares, radiación espacial, ciclos climáticos extremos y explosiones de supernovas cercanas, según Stern.

Advertisement

Sin embargo, y de manera frustrante, esta misma capa protectora podría hacer que sea casi imposible para los astrónomos en la Tierra detectar cualquier vida debajo de la superficie congelada. De hecho, eso no solo requeriría una tecnología telescópica increíblemente sofisticada, sino también la capacidad de detectar exolunas, lo que, quizás sorprendentemente, aún está fuera de nuestro alcance. Sí, aunque los astrónomos han confirmado la presencia de más de 4.300 exoplanetas, todavía tienen que confirmar una sola exoluna alrededor de cualquiera de ellos.

La hipótesis clave de Stern es que estos mundos oceánicos interiores podrían contener vida a tasas más altas que en planetas como la Tierra. De manera más especulativa, también se pregunta si estos planetas podrían generar vida inteligente y hasta qué punto estos extraterrestres acuáticos podrían desarrollarse dentro de sus dominios subterráneos. Si esto es realmente posible, un gran “si”, como admite Stern en una declaración de SWRI, estos seres extraterrestres quedarían aislados permanentemente de la superficie y de todo lo que se encuentra más allá de eso. Como escribe Stern en su informe:

Bien [podría] ser que las especies inteligentes que viven en las IWOW no conozcan la superficie externa de sus mundos, y mucho menos el Universo que los rodea. Y si lo hacen, no está claro por qué explorarían, y mucho menos habitarían, el entorno alienígena y probablemente letal en la superficie de su planeta. Estas civilizaciones también estarían en desventaja para persistir allí o viajar fuera de sus mundos de origen al espacio, en comparación con los residentes de [mundos oceánicos de agua externos], ya que es probable que se vean limitados por la necesidad de llevar abundantes suministros de agua para vivir en la superficie de su mundo o en el espacio.

Advertisement

Esto suena como una premisa asombrosa para una novela de ciencia ficción, pero como señala la declaración de SWRI, la teoría de Stern habla potencialmente de la paradoja de Fermi, la sorprendente observación de que aún tenemos que detectar signos de inteligencia extraterrestre. Se han propuesto varias soluciones al enigma a lo largo de los años, ninguna particularmente satisfactoria.

De hecho, la pregunta no es sobre las IWOW y cuántas inteligencias secuestradas existen en la galaxia, sino más bien, cuántas civilizaciones inteligentes existen en mundos similares a la Tierra, de las cuales probablemente haya muchas. También agregaría que la perspectiva de inteligencias complejas que se comunican por radio emergiendo en la completa oscuridad de un mundo subterráneo es excepcionalmente inverosímil. Lo mejor que podríamos esperar es una inteligencia similar a un delfín o un pulpo (que también podría ser una exageración), aunque ciertamente no algo capaz de construir reactores nucleares, antenas de radio y cohetes. Al menos, no como yo lo veo.

Advertisement

En cuanto a la teoría de Stern acerca de que las IWOW son abundantes en la galaxia y potencialmente rebosantes de vida simple, ciertamente es más realista. Es una posibilidad que deberíamos estar investigando aquí mismo en nuestro sistema solar. Las misiones para explorar los océanos subterráneos de Encelado y Europa deberían estar entre nuestras más altas prioridades en lo que respecta a la exploración espacial futura.

Por supuesto, Marte es genial, pero ahora es un mundo rojo muerto, mientras que estas lunas oceánicas aún podrían albergar vida extraterrestre real y viva.