No es algo común que se reconozca una operación de este tipo, pero es lo que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) acaba de hacer. El general Keith Alexander, responsable tanto de la NSA como del nuevo "Ciber comando" creado, reconoció ayer en el Congreso que se están entrenando a 13 equipos de programadores y expertos informáticos (cada equipo con un número no confirmado de personas) para llevar a cabo ataques ofensivos. Es decir, para aplicar en el mundo online esa máxima de que la mejor defensa es un buen ataque.

En palabras del propio Keith Alexander en el Congreso: "Me gustaría ser claro en que este equipo no es un equipo defensivo. Es un equipo ofensivo que el Departamento de Defensa usaría para defender al país si fuera atacado en el ciberespacio. Trece de los equipos que estamos creando se dedicarán solo a esta misión". Da miedo.

El trabajo de estos equipos "defensivo-ofensivos" será básicamente monitorizar el tráfico online hacia EE.UU. a través de proveedores de Internet privados. Todo esto deja muchas preguntas abiertas, principalmente de legalidad y privacidad. ¿Es realmente legal lo que se propone hacer EE.UU.? ¿Qué tipo de información van a monitorizar? Y otra cuestión mayor: ¿qué están haciendo el resto de países para defenderse o atacar?

Lo que parece claro es que si estábamos en una fase de "ciberguerra" fría, con China, Rusia y EE.UU. al frente, ahora, poco a poco, se va calentando. [NY Times]

Foto: Getty Images