Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Egipto exige una compensación de 1000 millones de dólares o no devolverá el barco Ever Given a sus propietarios

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Mahmoud Khaled (Getty Images)

Si eres de los que creía que los problemas del famoso barco Ever Given se iban a terminar en cuanto lo desencallasen del Canal de Suez, estabas completamente equivocado. Ahora Egipto exige una compensación monetaria por los daños causados y ha avisado a la naviera propietaria del Ever Given de que el barco no se va a ningún lado hasta que la obtenga.

Advertisement

Como ha adelantado el Wall Street Journal, no parece que la compensación vaya a salir nada barata:

“El barco permanecerá aquí hasta que se termine la investigación y se pague una compensación”, dijo Osama Rabie, presidente de la Autoridad del Canal de Suez, en la televisión estatal de Egipto.

“Esperamos un acuerdo rápido”, dijo. “En el momento en que se acuerde una compensación, permitiremos que el barco se ponga en marcha”.

Rabie dijo la semana pasada que Egipto exigiría mil millones de dólares por el coste de la operación para liberar el barco, la pérdida de las tarifas de tráfico (una fuente importante de dinero para Egipto) y por otros costes derivados del bloqueo del canal, que provocó un atasco de más de 400 barcos por cada lado del Canal de Suez.

Hay que reconocer que mil millones es una suma importante, pero esta cifra se ve algo más pequeña cuando observamos las pérdidas que ha generado para el comercio mundial: 230.000 millones de dólares, según las estimaciones de la aseguradora Allianz.

Después de conseguir desencallar el barco, las autoridades de Egipto lo condujeron hasta el Gran Lago Amargo, una enorme masa de agua que conecta por el norte con el Canal de Suez. Es allí donde tendrá que encontrarse retenido el Ever Given y toda su tripulación hasta que se pongan de acuerdo el gobierno de Egipto y la naviera japonesa Shoei Kisen Kaisha Ltd, propietaria del enorme carguero.