Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Interpretación artística del sistema binario, con la estrella más próxima orbitando alrededor de un pequeño agujero negro (su trayectoria está marcada en rojo).
Interpretación artística del sistema binario, con la estrella más próxima orbitando alrededor de un pequeño agujero negro (su trayectoria está marcada en rojo).
Ilustración: ESO/L. Calçada (ESO)

Astrónomos del Observatorio Europeo del Sur acaban de descubrir el agujero negro más próximo a nuestro Sistema Solar. Hablamos de próximo en términos astronómicos, claro. Está a 1.000 años luz, pero es lo bastante cerca como para que puedas ver las estrellas que lo acompañan sin telescopio ni binoculares.

Advertisement

Los autores del descubrimiento, Petr Hadrava y Thomas Rivinius no ocultan su sorpresa. “Encontrar un agujero negro en un sistema estelar visible a simple vista ha sido toda una sorpresa”, explica Hadrava, astrónomo en la Academia de Ciencias de Praga. “Es el agujero negro más cercano del que tenemos conocimiento” añade el investigador del Observatorio Europeo del Sur (ESO) Thomas Rivinius en un comunicado de prensa hecho público hoy. Los resultados de su descubrimiento acaban de publicarse en la revista Astronomy & Astrophysics.

Los investigadores no estaban buscando agujeros negros, sino estudiando sistemas estelares binarios cuando repararon en una extraña anomalía en un sistema conocido como HR 6819, en la constelación Telescopio (Telescopium si usas sus nombres en latín).

Advertisement
Animación con las órbitas de las dos estrellas en HR 6819 y el agujero negro que las acompaña (órbita roja).
Gif: ESO/L. Calçada (ESO)

Una de las estrellas de ese sistema órbita alrededor de lo que parecía un tercer objeto no identificado. Al examinar el sistema con el espectrógrafo FEROS del telescopio MPG/ESO 2.2 (uno de los instrumentos ubicado en el observatorio de La Silla, en Chile), los astrónomos pudieron estudiar la órbita de la estrella y calcular las características del objeto. Como el propio Rivinius puntualiza: “Un objeto invisible con esa masa solo podía ser un agujero negro”. Se trata, efectivamente, de un agujero negro de solo cuatro masas solares. Además, se da la circunstancia de que el agujero negro de tamaño estelar es de los pocos que no interactúan violentamente con los objetos a su alrededor. En otras palabras, no ha devorado nada (que sepamos), y eso lo hace completamente invisible porque carece del disco de acrecimiento formado por gas y polvo que caracteriza a otros agujeros negros y que los hace visibles indirectamente.

Advertisement

Obviamente, el agujero negro es completamente invisible al ojo humano, pero las estrellas que lo acompañan no, y están lo bastante cerca como para verlas a simple vista si sabes desde mirar y vives en el Hemisferio Sur. Esta es su posición en el cielo nocturno.

Advertisement
Posición del sistema triple HR 6819 con un agujero negro en la Constelación Telescopium.
Posición del sistema triple HR 6819 con un agujero negro en la Constelación Telescopium.
Ilustración: ESO, IAU and Sky & Telescope (ESO)

El descubrimiento no supone, por si te lo estabas preguntando, ninguna amenaza para nuestro querido Sistema Solar. Sin embargo, la anomalía abre la puerta a la posibilidad de descubrir otros agujeros negros sin disco de acrecimiento incluso más próximos. Hay otro sistema estelar binario llamado LB-1 que presenta una anomalía similar que podría explicarse igualmente por la presencia de un agujero negro. [ESO]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter